Juzgados por blanqueo de capitales el exdueño del Club Eros y su novia

La Voz LUGO

LUGO

ALBERTO LÓPEZ

El juicio se trata de una pieza separada de la Operación Carioca

10 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Durante la próxima semana, previsiblemente desde el martes hasta el viernes, la Audiencia Provincial de Lugo acogerá el juicio contra un proxeneta y su pareja sentimental, a quienes se acusa de un delito de blanqueo de capitales, por lo que la Fiscalía pide para ellos dos años y medio de prisión y una multa de 1,5 millones de euros.

El hombre es el exdueño de varios clubes de alterne en la provincia de Lugo, entre ellos el Club Eros, uno de los más famosos de la zona dada su fuerte implicación con la Operación Carioca. De hecho, este juicio se enmarca fuera de esta gran macrocausa, como una pieza separada, aunque guarda un fuerte vínculo por los hechos que se juzgaron durante casi diez años.

Según el auto de la Fiscalía, los dos acusados utilizaban contratos de compraventa de diferentes locales, fincas y bienes para disfrazar desvíos de dinero hacia diferentes cuentas, varias de ellas propiedad de la familia de la mujer, situadas en Colombia, su país de origen. Las operaciones que se juzgan se extendieron en el tiempo durante casi un lustro, entre los años 2005 y 2009.

La mujer, que actuaba como testaferro de la mayoría de propiedades, sufrió el decomiso de todos sus bienes por parte de las autoridades. Según la Fiscalía, varias de las compañías del hombre «fueron utilizadas para canalizar los beneficios generados de su actividad ilícita». En total, llegó a poseer negocios en Lugo, Ourense y Asturias.

Foto de archivo de la Audiencia Provincial de Lugo

El propietario del Club Eros se enfrenta a 26 años por explotar a mujeres en su prostíbulo

María Guntín

El propietaario del Club Eros, Marcos Grandío Ascariz, se enfrenta a una pena de 26 años de cárcel acusado de un delito continuado de inmigración ilegal, tres de prostitución, tres contra los derechos de lo trabajadores y uno por tenencia ilícita de armas. El administrador y propietario del Eros contactaba con mujeres extranjeras que atravesaban una situación económica muy precaria y les pagaba el viaje a España, donde las obligaba a prostituirse. El juicio contra el proxeneta empieza este miércoles en la Audiencia Provincial de Lugo y, según fuentes judiciales, se prolongará durante al menos cinco días. La Fiscalía también pide que el proxeneta abone 3.000 o 4.000 euros a las mujeres a las que prostituía.

Seguir leyendo