LUGO / LA VOZ

La olvidada carretera nacional que une las dos capitales del interior de Galicia sigue siendo la única opción de llegar a Lugo para algunos vecinos del sur de la provincia, así como para moverse entre los propios concellos. Mientras muchos lucenses ya prefieren ir hasta Ourense por el corredor de Monforte y la construcción de la autovía hasta la capital termal (la A-56) está paralizada, el abandono de la carretera nacional N-540 convierte a la vía en un suplicio para sus conductores.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

Viajando por la N-540 de Lugo a Ourense: el reto de no reventar una rueda o no salirse del carril