El Lugo no carbura y acumula un mes sin conocer la victoria

Ante el Logroñés sumó su cuarto partido consecutivo sin lograr los tres puntos


Lugo / La Voz

La exigencia ha crecido alrededor del Lugo a la misma velocidad con la que Nafti logró sacar al equipo de las tinieblas, para colocarlo en una zona cómoda de la tabla. El equipo llegó a coquetear durante una fugaz semana con los puestos de play off, pero esa dinámica positiva y afortunada, está desapareciendo. No ha perdido ni un ápice de competitividad, son muy pocos los partidos con el francotunecino al frente, en los que el Lugo haya quedado muy por debajo en intensidad y juego frente al rival. Sin embargo, el equipo no acaba de arrancar en el 2021, con una serie de malos resultados que amplían las jornadas sin vencer a cuatro, acumulando un mes sin vencer, cosa que no hacen desde el 23 de enero contra el Tenerife.

Dos puntos de doce posibles es la peor racha de resultados en la era Nafti. La última vez que el equipo pasó tanto tiempo sin vencer, se produjo en cinco jornadas, desde la derrota en Alcorcón el 20 de noviembre, hasta la victoria en casa contra la Ponferradina. En esa ocasión los lucenses no conseguían ganar, pero tampoco perdían, con cuatro empates y una derrota, dejando un total de cuatro puntos de quince. La victoria en el derbi dos Ancares y el pase a segunda ronda de la Copa, maquilló un mes de competición donde el efecto Nafti comenzaba a dar síntomas de agotamiento. Esto, a tenor de los resultados obtenidos anteriormente, era un bajón lógico, porque si la plantilla seguía sacando tantos puntos, acabaría por convertir al equipo en candidato al ascenso. Una utopía.

Los albivermellos arrancaron bien el 2021. Con un mes de enero sin derrotas, aumentando el récord como local y sumando cinco puntos valiosos. La cuesta que se le presupone al mes inicial del año pasó a febrero, donde están sufriendo lo indecible para sacar los resultados de antaño.

Nafti habla de factores que no puede controlar. Expulsiones, penaltis, goles a balón parado... Elementos que sonreían al Lugo hace semanas, y que ahora los golpean con crueldad en cada partido. La pobre dinámica del equipo, coincide con una apuesta más valiente, o por lo menos más ambiciosa. Nadie puede decir que no salga a por los partidos, con goles tempraneros a favor, cambios muy ofensivos para cambiar el sino de los partidos, usando jugadores habilidosos y talentosos la mayor parte del tiempo; lejos de las versiones más rácanas como por ejemplo frente al Mirandés o ante el Sporting.

El margen de mejora es evidente, son capaces de hacerlo a la vista de los resultados. Nada que temer en cuanto a la clasificación, donde, a pesar de sumar poco, les basta para manejar una renta de ocho puntos. El bajísimo rendimiento de los clubes en descenso están echando un empujón al Lugo, que con todo, está cumpliendo el objetivo de la temporada a rajatabla: salvarse con holgura y disfrutar de una temporada relajada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Lugo no carbura y acumula un mes sin conocer la victoria