Un contexto favorable para volver a aldea

María Guntín
María Guntín TRIBUNA

LUGO

05 feb 2021 . Actualizado a las 20:45 h.

La pandemia, la crisis económica derivada de la misma y el teletrabajo podrían ser remedio contra la despoblación en zonas rurales. Quizá esta sea la última oportunidad para evitar que buena parte de Galicia se cierre para siempre sobre sí misma; un último grito para conseguir prolongar un poco más la vida de las aldeas. En Os Ancares, sin ir más lejos, ya hay personas que compaginan el trabajo a distancia con la vida en el campo. Sin embargo, impulsar este retorno debe ir de la mano de medidas efectivas y reales que permitan fijar población, pero en condiciones. La falta de cobertura de la que se quejan Marga y Manuel será el motivo por el que Álex y Adrián decidan volver a vivir en Lugo cuando sean mayores. El transporte que les permite llegar a estos dos niños hasta el colegio en A Proba es determinante para que sus padres puedan conciliar y no sientan que en Freixís, todo son incomodidades. Quizá otro de los motivos por el que los autobuses escolares están ahora en el foco mediático sea porque solo si los niños se quedan podremos imaginar que hay un futuro en la casa de los abuelos cuando nosotros ya no estemos en el mundo. Baralla, Baamonde, O Courel y Navia de Suarna se juntaron hace apenas unos días para crear ‘Berra polo rural’, una asociación que ni tan siquiera pide que se creen servicios. Se conforma con que no se recorten aquellos que aún tienen y con una mínima inversión en educación. Desde estos cuatro concellos también recuerdan que hay niños que pasan dos horas de sus días yendo y viniendo del colegio, algo que repercute directamente en su calidad de vida y que de alguna forma, es un semáforo en rojo para aquellos que aún se plantean recuperar la vieja casa de la aldea y convertirla en hogar.