Acabado el proceso penal, queda Garañón de cemento para rato

Lorena García Calvo
lorena garcía calvo LUGO / LA VOZ

LUGO

El Garañón empezó a construirse en el año 2007
El Garañón empezó a construirse en el año 2007 OSCAR CELA

Un gabinete de arquitectura está contratado para valorar las opciones del PXOM

05 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El archivo del caso Garañón por parte de la Audiencia Provincial de Lugo ha puesto fin esta semana a un largo proceso judicial del que Gómez Besteiro y López Orozco han salido exculpados. El proceso penal ha finalizado, pero el esqueleto del edificio que fue germen de todo continúa en pie, y todo apunta que para rato.

Mucho antes de que se colocase el primer ladrillo (en el año 2007), el Garañón ya estaba envuelto en polémica, y se ha pasado la última década judicializado y con el cemento al desnudo esperando la piqueta. Han transcurrido diez años desde que la jueza Pilar de Lara ordenó la paralización cautelar de las obras (fue en noviembre del 2010), y a estas alturas el Concello de Lugo continúa intentando resolver un asunto que nació torcido y que a día de hoy recae en manos de Lara Méndez, como si de una herencia envenenada se tratase. La regidora, cuando se constituyó la nueva corporación, se comprometió a derribar el edificio este mandato, pero no será tarea sencilla.

A la hora de deshacer la tela de araña del Garañón el Concello tiene varios frentes abiertos, comenzando por la sentencia que obliga a cambiar el Plan Xeral. Hace justo un año, el Ayuntamiento adjudicó a la empresa GAU la asistencia técnica para modificar la zona de O Garañón, la CS-5. El contrato establecía un plazo de 25 meses de los que ya han transcurrido casi la mitad, pero el gobierno está convencido de que no se agotará el plazo. Su tarea es estudiar las distintas posibilidades que hay a la hora de cambiar el Plan Xeral en lo que afecta a esa unidad del planeamiento.