El nuevo contrato de la basura en Lugo: excluidas seis de las ocho candidatas

Lorena García Calvo
lorena garcía calvo LUGO / LA VOZ

LUGO

El actual contrato de la basura es de 1996 y se fue prorrogando
El actual contrato de la basura es de 1996 y se fue prorrogando Carlos Castro

A la espera de que se resuelvan las alegaciones, únicamente las propuestas de Copasa-Geseco-Setec y la cántabra Ascan cumplen todos los criterios técnicos de un contrato de 134 millones

27 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El nuevo contrato de la basura del Concello de Lugo, el más jugoso y ambicioso de la historia del municipio (son 134 millones de euros en diez años) está en proceso de adjudicación. Ocho empresas, entre las que están las grandes prestadoras de servicios de España, cursaron ofertas para hacerse con él, pero tras analizar exhaustivamente sus propuestas técnicas, solo dos cumplen con los requisitos y estarán en la criba final, en la que se valorará la oferta económica, las mejoras introducidas y la viabilidad de todo el proyecto. Al menos, será así si no prosperan los recursos presentados por las empresas que se quedaron fuera de la carrera por el contrato, y entre las que están las grandes corporaciones.

La unión temporal formada por Copasa, Geseco y Setec; y la cántabra Ascan son las dos únicas propuestas que han superado el corte del proyecto técnico, mientas que Acciona, Cespa, una UTE entre FCC y Servizos dos Concellos Galegos, otra UTE integrada por OHL e Ingeser; Urbaser y Valoriza, las otras seis candidatas, se han quedado fuera de la carrera por hacerse con el millonario contrato. ¿El motivo? Sus propuestas no superaron el corte mínimo de puntos.

En la valoración técnica, cada propuesta debía conseguir una valoración mínima de 20 puntos sobre 30 para pasar a la última selección, y solo Copasa (26,93 puntos) y Ascan (20,45) lo consiguieron. Uno de los criterios que más puntuaba era el relativo a la construcción de la nave que se ubicará en el polígono industrial de As Gándaras y en la que se instalará una planta de biogás. Esa edificación, sobre una parcela de 12.000 metros cuadrados, supondrá un desembolso de 1,2 millones, y todas las empresas debían incluir en sus ofertas el proyecto de diseño y urbanización de la parcela para su puesta en marcha.