La lasaña más gallega se hace en Lugo: filloas, grelos y ternera suprema

Eva Díaz cocina todas las semanas en el Venecia el plato italiano revisado

Eva y Suso llevan dos décadas al frente del Venecia, en Aceña de Olga
Eva y Suso llevan dos décadas al frente del Venecia, en Aceña de Olga

lugo / la voz

Una mañana, hace cerca de veinte años, Eva Díaz y su cuñada se encontraban charlando sobre qué podrían hacer para comer. Decidieron ponerse manos a la obra con una lasaña, y esta le dijo que podían ponerle unas espinacas. En ese momento Eva pensó: si le encajan bien las espinacas, también pueden hacerlo unos grelos. Y ahí comenzó a gestarse la lasaña con la que la cafetería lucense Venecia lleva casi dos décadas deleitando a sus comensales. Una lasaña tan gallega, que en vez de placas de pasta lleva filloas, y cuya carne es de ternera gallega suprema.

«Máis galega non pode ser!», se ríe Eva, «fágoa con filloas, grelos, carne de tenreira galega criada na gandería Noceiro, en O Cádavo, queixo de Lorán e Leite de Leyma». Con semejantes materia prima, el resultado tiene que ser bueno, y así lo piensan los comensales que semana tras semana la demandan. «Facémola unha vez á semana e despáchase toda. Á xente encántalle. Se máis días a fixera, máis se vendía, pero aquí temos unha clientela moi fiel e tentamos ofrecer unha dieta equilibrada», dice la cocinera.

La lasaña es de los platos que más gusta en el Venecia
La lasaña es de los platos que más gusta en el Venecia

Este 2020 se cumplieron veinte años desde que Eva y su marido, Juan Pérez, pusieron en marcha su negocio. Ella a los fogones y él tras la barra forman un tándem perfecto. El Venecia, más que un restaurante, es casi un centro social al que acude toda la gente del barrio de Aceña de Olga, estudiantes, jugadores del Breogán, del Ensino... «isto é unha gran familia», presume Eva, que acaba siendo como una madre culinaria para muchos de ellos.

Pero, volviendo a la lasaña, Eva cuenta el proceso. «Por debaixo leva unha capa de bechamel feita con leite de Leyma, despois filloas con capas de carne e grelos. Destes non lle poño moitos, só os necesarios para darlle un pouco de sabor, porque a xente nova ás veces pon peros por eles, pero cando a proban, sorpréndeos», describe. Y así, hasta articular cuatro capas que corona con queso rayado de Lorán. «Cada lasaña que fago dáme para unhas 30 racións. As filloas, en menos de media hora fágoas entre a tixola e a prancha». Son ya muchos años de experiencia.

Los ingredientes de la lasaña de Eva
Los ingredientes de la lasaña de Eva

Los grelos llegan directos de la finca de los padres de Eva y la ternera de la ganadería de su hermano, así que la trazabilidad de cada ingrediente de la lasaña de filloas está más que comprobada. Igual que el saber hacer de las manos que le dan vida.

«Eu aprendín a cociñar na miña casa, con miña nai e miña avoa. E con meu tío, Argelio Díaz, que foi un cociñeiro de moito renome que traballou nos mellores restaurantes de Barcelona». De ellos aprendió la técnica, pero sobre todo el cariño en la hechura. «Eu o que quero é serlle útil á xente. Se alguén vén e me di que se atopa mal, fágolle unha sopa, e se necesita que lla levemos á casa, tamén». En la cocina de Eva, además de la calidad, reina el cariño.

La alta cocina también se lleva a domicilio

lorena garcía calvo
Héctor López, del Restaurante España
Héctor López, del Restaurante España

Restaurantes como el España, el Campos o Os Cachivaches miman la comida y la presentación

Con los locales cerrados, la única forma de disfrutar del buen hacer de los restaurantes de Lugo es cambiando el mantel del negocio por el del propio hogar. Y esto no sucede solo con el menú del día, las pizzas o las hamburguesas. La alta cocina también se ha subido a la ola de los platos para llevar, adaptando sus cartas y creando fórmulas para lograr que el comensal, sin salir de su hogar, disfrute de auténticas delicatesen.

Degustar la caza del Restaurante Campos, sus almejas o sus callos es posible en el comedor de casa. El restaurante se ha adaptado a los tiempos y desde mayo están sirviendo a domicilio o dando la posibilidad de recoger en el propio local. «Está funcionando mejor de lo esperado, pero nada que ver con el volumen habitual», explica Nicolás Vázquez. «Ahora tendríamos que estar celebrando nuestras tradicionales jornadas de caza, y este año como no se puede, digamos que las trasladamos a los hogares». Y es que las carnes o los arroces son de lo que más les están pidiendo, quizás porque además es de lo que mejor conserva el sabor. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La lasaña más gallega se hace en Lugo: filloas, grelos y ternera suprema