José Cuba: "En la lucha no gana el más fuerte, sino el más inteligente"

David Cofán

LUGO

José Cuba, el primero por la izquierda, posando con su título de campeón de España.
José Cuba, el primero por la izquierda, posando con su título de campeón de España. Cuba

El luchador lucense, 16 veces campeón de España absoluto, analiza y repasa su carrera con el objetivo de llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio

13 dic 2020 . Actualizado a las 14:53 h.

El pasado 29 de noviembre, José Cuba Vázquez (Berna, 1981) volvió a hacer historia en el campeonato de España de lucha olímpica, logrando su decimosexto título nacional y consagrándose como uno de los deportistas lucenses más laureados. A sus 39 años, su pasión y ambición siguen intactas; concentrando sus esfuerzos en Tokio 2021.

-¿Por qué decidió practicar este deporte?

-Fue un cúmulo de circunstancias, tuve mucha suerte. Cuando tenía 10 años, la oferta deportiva era muy escasa en Vilalba. Una vez en el instituto tuve la fortuna de que mi entrenador y su hermano estaban en el Centro de Alto Rendimiento de Pontevedra y decidieron montar un club en Vilalba, justo en el gimnasio donde hacía taekuondo. Me convenció Javier Pardiñas para empezar, y una vez que lo dejó por motivos laborales llegaron Iván y Nicolás. En cosa de 6 meses pasé de entrenar un día a la semana a estar ya los cinco días entrenando. Después, con la universidad, al entrar en INEF entrenaba dos veces al día. Fueron capaces de engancharme.

-Además de luchador es policía ¿Cómo compagina el deporte con su trabajo?

-Soy muy afortunado porque tenemos una sección de deportes que nos tutela y nos ayuda en lo que necesitemos. Incluso tengo más facilidades ahora que cuando no trabajaba como Policía Nacional. La sección me ayuda en la gestión de días cuando hay competición para poder trabajar cerca de mi base de entrenamiento, en Vilalba. En lo que respecta a la comisaría de Lugo, es aquí donde puedo ajustar mis turnos de trabajo con los entrenamientos para hacer al final de policía, que es mi trabajo. El deporte, es como un hobby, porque económicamente dependo de mi vida laboral.

-¿No recibe ningún tipo de ingreso de la lucha?

Dependo de las ayudas públicas. Ahora mismo solo ingreso una ayuda anual de la Fundación para o Deporte Galego. De la Deputación de Lugo no recibo nada porque a mis 39 años soy muy viejo para que me ayuden en este deporte. Hay otros -deportes- que reciben ayudas independientemente de la edad que tengas, pero en este no es así. Me parece absurdo. En las últimas becas a deportistas individuales si tienes más de 35 años ya no puedes optar a ellas.

-Con la pandemia, supongo que cambiaría su manera de entrenar ¿Cómo se adaptaron a estos cambios?

-Los entrenadores estuvieron muy rápidos, aprovechamos ese tiempo para hacer más ejercicios profilácticos para la prevención de lesiones y prepararnos los aspectos físicos esenciales. Todo ello por videoconferencia. Es una tarea que, por falta de tiempo, o porque piensas que no es importante, no la trabajas tanto como deberías, y noté que esa preparación me vino muy bien. Nos dimos cuenta de lo útil que es y la estamos implementando más.

Una vez que se pudo salir a hacer deporte, ya trabajamos más aspectos físicos generales. Hasta que no se centró el calendario hicimos una etapa más de preparación física y de volumen. Antes de la pandemia, en Lugo, entrenaba en un gimnasio comercial normal. Con esto del confinamiento, yo veía que los gimnasios no me parecían todo lo seguros que podían ser -aunque luego sí que lo fueron- y por comodidad surgió la posibilidad con un par de amigos de acondicionar una sala para hacer una preparación física más especializada para mí. Ahora es donde hago el trabajo físico porque tengo una sala hecha a mi medida, me encuentro muy a gusto ahí.

-Además del trabajo físico, el apartado mental en este tipo de deportes es muy importante.

-La parte mental es la que menos se trabaja en todos los deportes, aunque está cambiando con el paso del tiempo porque es un elemento importante. En el tema de la lucha es básico, porque tienes que tomar decisiones en fracciones de segundo. En la lucha no gana el más fuerte si no el más inteligente, el que sea más capaz de adaptarse a las circunstancias del combate. Aunque se vea como un deporte de fuerza, cuando más rápido vaya tu cerebro, más fácil lo vas a tener para llevarte la victoria.

-Con los JJOO a la vuelta de la esquina, ¿usted se ve en Tokio?

-En un principio estoy en el seleccionado nacional. Los clasificatorios serán en la primavera del año que viene y quedan cuatro plazas en juego, que se reparten en dos torneos. Ya empezamos a trabajar para esos torneos. Y sí, opciones siempre hay, llevo desde 2008 con posibilidades de clasificarme pero por diferentes circunstancias nunca lo he conseguido.