Así evolucionó la situación sanitaria de Lugo durante el mes de cierre hostelero

Uxía Carrera Fernández
UXÍA CARRERA LUGO / LA VOZ

LUGO

 Los bares de Lugo se preparan y ultiman los preparativos para la reapertura de mañana
Los bares de Lugo se preparan y ultiman los preparativos para la reapertura de mañana Carlos Castro

La provincia sufrió el pico de contagios el pasado 21 y ahora tiene tendencia a la baja

04 dic 2020 . Actualizado a las 15:08 h.

La hostelería vuelve a estar en marcha desde este viernes en la capital lucense y en Vilalba. En dos días habría hecho un mes desde que se decretó el cierre total del sector, que es uno de los principales focos de las administraciones en la prevención del covid. Tan solo Lugo permaneció bajo estas restricciones, al ser el concello de la provincia que más casos acumula. Vilalba encadenó 13 días con la restauración cerrada, tras convertirse en el segundo concello con más casos a raíz del brote en el asilo de la localidad. Pero, ¿cómo ha cambiado la situación desde el cierre de la hostelería hasta su actual reapertura?

Los casos activos en toda la provincia han descendido en un 23%. El pasado 6 de noviembre había 1.157 personas positivas en covid-19; el último dato, aportado ayer por Sanidad, es que actualmente hay 885. Un descenso de 272 casos. Aunque en los siguientes días al cierre de la hostelería la curva de contagios parecía que se empezaba a mantener, la provincia sufrió su máximo pico durante este tiempo. El 21 de noviembre se diagnosticaron 178 contagios en un solo día, ascendiendo los casos a 1.205, la máxima cifra registrada en toda la pandemia. Esta cifra se justificó con los 132 contagiados de la residencia de Vilalba. A partir de entonces, la curva volvió a descender, pero a un ritmo muy lento teniendo en cuenta las duras restricciones a las que está sometido el concello de Lugo. El 28 de noviembre los casos activos volvieron a bajar del millar, gracias 93 altas dadas en un solo día, y continúa bajando pausadamente hasta el día de hoy. Con respecto a los nuevos casos diarios, las cifras notificadas fueron dispares y no siguieron ninguna media. Esto se debe sobre todo a que los fines de semana se realizan muchas menos pruebas diagnósticas. Ayer el dato fue bajo: Sanidade notificó 31 nuevos positivos.

Menos presión hospitalaria

El número de ingresados por coronavirus también mejoró, así como los que están en estado grave. Cuando cerró la hostelería, el 6 de noviembre, un total de 48 personas estaban hospitalizadas, cinco de ellas en la uci. Según los últimos datos del Sanidade, este jueves eran 30, dos de ellos en la uci del HULA. En este mismo centro sanitario se encuentran la mayoría de ingresados, 21. Tres están en el Hospital de A Mariña, otro tantos en Monforte, y uno en el Hospital privado Polusa.