Maite Ferreiro insta a «celebrar cada ano» el Patrimonio de la Muralla

El espectáculo lumínico de Luisa Álvarez se trasladó a la Praza de Santa María

La exposición temporal en Santa María
La exposición temporal en Santa María

La Voz

Este lunes se cumplieron dos décadas desde que la Unesco declaró la Muralla de Lugo Patrimonio de la Humanidad. Una efeméride que la concejala de Cultura, Maite Ferreiro, animó a celebrar cada año. «A declaración da Muralla como Patrimonio da Humanidade é un logro que debemos celebrar cada ano. Este logro vén despois de traballos conxuntos das distintas administracións e da implicación exemplar da veciñanza de Lugo», recordó la edila y vicepresidenta de la Diputación.

La situación sanitaria derivada del coronavirus obligó a repensar los actos con los que celebrar el veinte aniversario del patrimonio, de ahí que el Concello apostase por los espectáculos lumínicos como el que ayer puso vida y color a la Praza de Santa María bajo el título de Trampa de vagalumes. Una instalación efímera obra de Luisa Álvarez que puso el broche final a cuatro días con este tipo de propuestas visuales.

 La parte musical también tiene su peso en la celebración de la declaración de patrimonio, y el Gustavo Freire se eligió como escenario para un concierto a cargo de las corales del Hospital, Solo Voces y Cantar Delas. A mayores, el sábado, a las 18 y a las 20 horas, habrá un concierto en el auditorio a cargo de la Filharmónica, que también homenajeará al monumento más importante de la ciudad de Lugo. Las entradas para los conciertos son gratuitas.

La Muralla de Lugo sale reforzada en el foro de viajeros sobre Patrimonio Mundial

suso varela
El adarve de la Muralla siempre es un buen lugar para pasear por Lugo
El adarve de la Muralla siempre es un buen lugar para pasear por Lugo

La web específica de turistas destaca las cualidades del monumento romana

La Muralla de Lugo cumple hoy 20 años como bien Patrimonio de la Humanidad. Lugo entró en el nuevo siglo y milenio por la puerta grande, convirtiendo aquel 30 de noviembre del 2000 es una fecha que no solo es histórica, si no que además supuso el final de un proceso y el inicio de otro, el de la difusión y consolidación de la ciudad como un destino turístico de primer orden. Poder entrar en el selecto grupo de bienes patrimonio mundial que concede la Unesco ayuda a obtener una proyección internacional que en el caso de Lugo, hasta hace dos décadas, carecía, salvo para especialistas en el pasado romano.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Maite Ferreiro insta a «celebrar cada ano» el Patrimonio de la Muralla