«Conservo hermanos en Lugo»

El alero dominicano se reencontrará con sus excompañeros en el derbi de mañana en Riazor


Este martes se disputa en el Pazo de los Deportes de Riazor un derbi en el que el Breogán se medirá a uno de los equipos más en forma de la competición, el Básquet Coruña. En las filas herculinas se encuentra un viejo conocido de la afición lucense, el alero Dago Peña (Santo Domingo, República Dominicana, 1988). Tras una temporada muy complicada a nivel deportivo y personal, el alero caribeño espera con los brazos abiertos a un club y a unos compañeros que considera «hermanos».

-¿Cómo está llevando una temporada tan convulsa?

-Al principio fue duro, porque no sabíamos si jugábamos o no. Fue muy complicado, es algo diferente y difícil para todo el mundo pero aquí en Coruña vamos por buen camino.

-¿Es complicado jugar sin público?

-Estás jugando pero parece un entrenamiento (ríe). El público estés donde estés es el sexto hombre. Es obvio que es diferente, pero ahora al factor cancha no existe, la competición está más pareja. Esperemos que el año que viene los fanáticos vuelvan a apoyarnos.

-Para ti, como al resto de jugadores extranjeros de la liga, las circunstancias os impiden ver a vuestra familia con regularidad. ¿Cómo te está afectando personalmente?

-En mi caso estoy acostumbrado a estar solo. Me fui solo a Estados Unidos muy joven a jugar y todo eso, pero aún así es complicado. Ahora que se acerca la navidad y quieres compartir tus momentos con ellos, únicamente puedes hacer una videollamada y eso es duro. Lógicamente te afecta, pero es algo a lo que nos debemos acostumbrar los atletas para ayudar a tu familia económicamente. Yo aún no he vuelto a casa, llevo un año y medio sin ver a mis padres. Si dios quiere tengo un break en diciembre y podré ir a verlo

-¿Qué tal en esta segunda etapa por A Coruña?

-No te puedo decir nada negativo, estoy muy contento aquí y muy cómodo en el equipo. En esta segunda etapa soy un poquito mayor y es diferente. Era mi primer año en Europa y me vine sin nada, ahora es muy diferente, prácticamente soy un «españolete».

-¿Echa de menos Lugo?

-Soy un tío muy tranquilo. Lugo me encantaba porque es una ciudad pequeña y tranquila, entonces me encontraba muy a gusto allí. Echo de menos los desayunos en As Pedreiras, era un fijo de la mañana ahí. Nunca tuve problemas y me sentía realmente cómodo, pero en el deporte estas cosas pasan y ahora me toca vivir en A Coruña.

-Tú no lo sabías, pero tu primer contacto con el Breogán se produjo en tu primera etapa en el Leyma Coruña, con Tito Díaz como entrenador.

-Tito me convirtió en una piedra, me endureció. Es un entrenador fuerte, con mucho carácter. Teníamos que entrenar o entrenar, era un hombre a todo motor. Trabajamos a tope y me hizo mentalmente más fuerte, me ayudó mucho a entender cómo era el camino en Europa y el esfuerzo dio sus frutos.

-El año pasado se encontró con otro entrenador exigente, ¿cómo fue entrenar a las órdenes de Diego Epifanio?

-Epi es un hombre exigente, buen técnico. Es un poquito más calmado, relajado. Te sorprendería, le importas como jugador, siempre está ahí. Si necesitas algo, lo llamas y lo tienes para ayudarte en lo que sea. Gritaba menos que Tito, pero cuando se le va la «gritadera» ya sabes que está molesto y que hay que espabilar. Es un entrenador muy inteligente y exigente con el que aprendí mucho.

-¿Cómo valora su etapa en el Breogán?

-No fue la temporada que esperábamos como equipo. Empezamos a coger el ritmo muy tarde, tuvimos muchos problemas con las lesiones y nos costó adaptarnos a los nuevos jugadores. Cuando ya estábamos con mejores sensaciones y teníamos los roles afianzados llegó el covid y nos sacó de órbita. Creo que íbamos hacia arriba, habíamos ganado a Coruña, a Valladolid de 30 puntos, pero la mala suerte de la pandemia nos frenó. De todos modos, no acabamos en el puesto que teníamos que haber estado.

-Fue una temporada algo decepcionante para la afición.

-Te sorprendería lo exigente que es la afición del Breogán, nunca vi algo así en mi vida. Es una ciudad de baloncesto y hay que estar siempre a tope. El año pasado cuando nos iba mal se notaba. Hay mucha exigencia pero nosotros lo sabíamos, teníamos que intentar estar a tope siempre y no perder los partidos de casa.

-¿Este año qué le parece el Breogán?

-Es un equipo físico, sólido y completo. Son muy fuertes en el poste bajo con jugadores como Larsen o Seydou. Hay que jugarles físico, es la única manera, tenemos que darle duro. Breogán siempre está entre los favoritos. Tienen un equipo de nombre, jugadores de nivel, con experiencia y con un entrenador que estuvo en primera y logró ascensos. Es un equipazo.

-Supongo que será un partido muy especial.

-Conservo hermanos allá. Dejé a hermanos como Sergi, Salva, Mo o Roope. Estuve el verano entero en Lugo compartiendo tiempo con ellos y tenemos una gran amistad, será muy bonito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Conservo hermanos en Lugo»