Jarro de agua fría en Málaga

EL Club deportivo Lugo echó por tierra una ventaja de dos goles en la primera mitad y su superioridad numérica en una segunda parte para olvidar


Empate agridulce del Club Deportivo Lugo en La Rosaleda que no supo retener un 0-2 con un jugador más, en una segunda parte decepcionante, en la que echaron por tierra la gran imagen de la primera mitad.

El Lugo inició con un 4-2-3-1 con Carrillo en punta flanqueado por el Hacen. Iriome y Hugo Rama en bandas y pareja de centrocampistas con Seoane y Xavi Torres. Como viene siendo habitual con Mehdi Nafti, el Lugo entregó la iniciativa al Málaga y con una presión elevada buscaba con ahínco el error de los malagueños. Tras unos minutos de tanteo el Málaga fue el primero en merodear el área rival con varios centros al área bien repelidos por las torres de la zaga del conjunto lucense. El escaso peligro del Málaga apenas tenía contestación del Lugo. Los de Nafti abusaban del balón en largo, buscando las diagonales de Iriome o Hugo Rama. A los 25 minutos Canella se echaba al suelo aquejado de un problema muscular, siendo sustituido por Luís Ruiz. Este inoportuno contratiempo sentó de maravilla a los lucenses que en su primer remate entre los tres palos obtuvieron el premio del gol. Tras un gran control con el pecho de Iriome, El Hacen cedió con velocidad la pelota a Hugo Rama, que batió al guardameta malaguista con un fenomenal disparo raso desde la frontal del área. Con el gol se animaron los pupilos dirigidos por Mehdi Nafti con una nueva llegada peligrosa, esta vez el centro de Iriome encontró la cabeza de El Hacen, el cual no fue capaz de precisar el remate. Antes del descanso el Lugo amplió su renta con el segundo tanto. Falta lateral botada por Hugo Rama de manera magistral y Venancio, tras fallar en el primer remate de cabeza, mandó el balón al fondo de las mallas con el pie derecho, aprovechando el rechace de Dani Barrio.

Sufrir más de la cuenta

En la segunda mitad el Lugo se encontró con una buena noticia inesperada. A los 56 minutos el Málaga se quedaba con un jugador menos por una absurda agresión de Caye que propinó un cabezazo a Carrillo. Con uno menos, el Málaga se encomendaba al talento de Yanis Rahmani, pero sin demasiada fortuna. Con dos goles de renta y un jugador más, los lucenses se encontraban muy cómodos. A pesar de ello, el partido se complicó con un gol de Juande en el 70. En una jugada en la que el Lugo acusó la excesiva relajación.

Los jugadores de Sergio Pellicer siguieron intentando el empate cercando cada vez más el área de un Ander Cantero, nuevamente clave para conservar la ventaja de los gallegos. El Lugo sufría más de la cuenta, al no aprovechar los espacios que dejaba el Málaga a la contra. Precipitados y un poco cansado, los lucenses no se dedicaron a repeler las continuas llegadas de un conjunto local que no acusaba la inferioridad numérica.

Gran decepción

El final que nadie quería pero que todos se temían acabo sucediendo. De nuevo, el central Juande, volvió a enviar el balón al fondo de la red defendida por Ander Cantero. Con el empate el Málaga dio varios pasos atrás para conservar la victoria, mientras el Lugo apenas pudo enviar algún balón sin fe al área visitante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Jarro de agua fría en Málaga