Alejandro Finisterre


Es increíble pero la literatura y el arte no dejan de sorprendernos. La última sorpresa, para estas tierras del noroeste, ha sido el descubrimiento de ese gran romance que mantuvieron durante un tiempo Alejandro Campos Ramírez, “Alejandro Finisterre” en honor a su lugar de nacimiento, con la pintora mexicana Frida Kahlo, esposa del también pintor Diego Rivera.

Conocí a Alejandro Finisterre a principios de los años ochenta del pasado siglo. Había llegado a Lugo no recuerdo exactamente para qué y aproveché la ocasión para llevármelo a Radio Lugo, medio en el que yo trabajaba entonces, para entrevistarlo.

Antes de la entrevista charlamos un buen rato y entre otras cosas me preguntó por Fole. Luego la entrevista con aquel hombretón alto discurrió según los parámetros previstos: su invención del futbolín cuando encontrándose convaleciente de una herida como soldado del bando republicano inventó este artefacto para entretenimiento de sus compañeros de hospital, un invento que le seguía dando importantes beneficios ya que lo había patentado.

Recordamos después su exilio por diversos países de Suramérica, su paso por México y finalmente su estancia definitiva en Argentina, su relación allí con la editorial Losada y con Arturo Cuadrado y su amistad con el escritor Ramón J. Sender, del que era su albacea y del que incluso se atrevió a leer en directo un poema inédito, o eso quise creer.

Desde entonces guardo su tarjeta de visita que me dio al final de la charla por si algún día me pasaba por Buenos Aires para que fuese a visitarlo. Sin embargo de sus amoríos con Frida Kahlo, que le llamaba cariñosamente Alex, españolito, currito, chulito, niño terrible o lindo, nada dijo ni yo intuía. ¡Ay! Si yo supiese de ello en aquel entonces. Menuda entrevista que hubiese sido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alejandro Finisterre