El Castro de Santa María de Cervantes brilla de otra manera

El yacimiento de Os Ancares, que acaba de recibir la protección de Bien de Interés Cultural de España, ha mejorado con las obras de conservación que realizó la Xunta

El castro de Santa María de Cervantes fue ocupado en época romana para la explotación aurífera
El castro de Santa María de Cervantes fue ocupado en época romana para la explotación aurífera

lugo / la voz

El Castro de Santa María, en Cervantes, luce de una forma más esplendorosa. El pasado septiembre, la directora xeral de Patrimonio Cultural anunció una serie de mejoras en el yacimiento para ponerlo en valor, un año después de que precisamente la Xunta lo declarase BIC. Los trabajos de conservación comenzaron el pasado mes y acaban de terminar. Se consolidaron todas las estructuras habitacionales, los hogares, unas tumbas bajomedievales, se reconstruyó un muro que se había caído, que cierra el atrio-cementerio donde se levanta la iglesia, además de acometer una limpieza profunda de todo el yacimiento excavado.

Desde el colectivo Patrimonio dos Ancares agradecen la intervención en el castro. Esta asociación, junto con la  Anpa del CPI de Cervantes fueron los que en octubre del 2018 solicitaron al gobierno gallego que se declarase el castro como Ben de Interese Cultural (BIC), algo que se alcanzó un año después (publicado en el DOG del 15 de noviembre), y casualidades del momento, acaba de ser declarado Bien de Interés Cultural de España, publicado ya en el  BOE del 13 de marzo del 2020.

Los trabajos de limpieza y conservación del Castro de Santa María han mejorado su aspecto
Los trabajos de limpieza y conservación del Castro de Santa María han mejorado su aspecto

En octubre del 2019, el yacimiento fue visitado por el conselleiro de Cultura y los arqueólogos de la Dirección Xeral do Patrimonio en Santiago, declarando Román Rodríguez que iban a intentar una intervención arqueológica para ponerlo en valor. Este castro tuvo una enorme importancia como asentamiento vinculado a la extracción de oro, con yacimientos que hay en su entorno y que fueron protegidos cuando se declaró BIC.

«Dende o Colectivo Patrimonio dos Ancares e a Anpa do CPI de Cervantes non nos queda máis que amosar a nosa satisfacción, non só por acadar a máxima protección legal, senón pola celeridade con que actuou a Consellería de Cultura, cunha intervención máis que sobresaliente no xacemento feita pola empresa de arqueoloxía Terra Arqueos», explica el historiador Xabier Moure, del colectivo patrimonial. 

Piden respeto

Moure recuerda que en la provincia de Lugo hay más de 1.200 castros, pero solo tres tienen la consideración de BIC: Fazouro, Viladonga y Santa María do Castro. «Estamos seguros que con este novo impulso vaise convertir nunha referencia obrigada. Só pedimos que se garden unhas elementais medidas para que se conserve tal como agora o podemos ver: non remover as pedras, non tirar lixo, non pisar sobre os muros e deixar o coche no aparcamento, a pista que sube cara a igrexa, onde tamén hai restos, só se utiliza cando hai algún enterro», señala Moure.

Los trabajos de limpieza y conservación del Castro de Santa María han mejorado su aspecto
Los trabajos de limpieza y conservación del Castro de Santa María han mejorado su aspecto

En las próximas semanas, a raíz de una propuesta que hizo la Anpa del CPI de Cervantes y el Colectivo Patrimonio dos Ancares en el órgano da Reserva dos Ancares Lucenses, la Diputación Provincial de Lugo «vai colocar uns sinais de dirección cara o castro en varios puntos, uns novos e outros substituíndo a outros que xa non se len, corrixindo, ademais, o nome correcto do castro que non é “Castro de Santa María de Cervantes”, como figuraba en ditos sinais, senón “Castro de Santa María do Castro” que é a parroquia onde se atopa».

El castro perfecto para explotar el oro

Suso Varela

La Xunta inicia el proceso para que el asentamiento y las minas de Santa María, en Cervantes, sean declarados BIC

El castro de Santa María, en Cervantes, es un yacimiento poco conocido por el gran público pero una joya para los arqueólogos e historiadores ya que las sucesivas excavaciones que se realizaron en este lugar del corazón de Os Ancares han puesto de relieve cómo fue el proceso de la romanización de la cultura castrexa.

El valor de este castro y de las minas romanas de Viña da Moura y Ribadón, además de la iglesia parroquial, la casa rectoral y la Cea do Río, están salvaguardados por la máxima figura de protección ya que la Xunta publicó ayer en el DOG el inicio del procedimiento para declarar el castro como BIC. Comienza un plazo de un mes para presentar alegaciones, pero la Xunta ya deja claro que este paso ya supone, aunque sea de manera provisional, la máxima protección legal. La Xunta toma esta decisión tras recibir los informes favorables de la Comisión Territorial de Lugo, el Consello da Cultura Galega y la Real Academia Galega de Belas Artes de Nosa Señora do Rosario, aunque solicitaron algunas correcciones y ampliar la zona de respeto para superar el límite del río Quindous.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Castro de Santa María de Cervantes brilla de otra manera