El primer control policial de patinetes eléctricos se salda con dos multas de 1.000 euros por ir borrachos

Uno de los sancionados triplicaba la tasa de alcohol e iba acompañado


LA VOZ

La Policía Local denunció a dos conductores de patinete eléctrico que circulaban con elevada tasa de alcohol. Cada uno recibirá una multa de 1.000 euros. Uno de los identificados triplicaba la tasa permitida y, además, iba con un acompañante, situación que la normativa de estos vehículos no permite.

El operativo policial se encontraba patrullando por la Avenida de A Coruña cuando observó un patinete eléctrico que circulaba por la calzada, realizando diversos zigzags, cruzando por un paso de peatones y ocupando la acera a velocidad excesiva, por lo que fue interceptado por los agentes. Al observar que el conductor del VMP (Vehículo de Movilidad Personal) presentaba signos de embriaguez, fue sometido a las pruebas de detección alcohólica, arrojando un resultado positivo de 0,53 miligramos por litro, lo que supone una sanción de 1.000 euros.

Dos personas en el patín

Por otro lado, el dispositivo detectó otro patinete eléctrico en el que viajaban dos personas por la calzada de la misma avenida, en sentido a la Ronda da Muralla. Fue denunciado por infracción al Reglamento General de Circulación, ya que iban dos personas sobre el patinete, lo que supone una sanción de 100 euros. Como en el caso anterior, los policías observaron que el conductor también presentaba signos de embriaguez, por lo que fue sometido a las pruebas de impregnación alcohólica, arrojando un resultado positivo de 0,82 miligramos por litro. Esta cifra supone más del triple de la tasa permitida, lo que implica una sanción de 1.000 euros, pero que no implica delito penal.

Primer dispositivo en Lugo

En este primer dispositivo se detectaron varias infracciones leves que demuestran que los usuarios desconocen la normativa de circulación de estos vehículos. Algunas fueron por circular por la calzada sobre un patinete eléctrico sin causa justificada, cuando tan solo está permitido que transiten por las aceras sin invadir los carriles de circulación. La sanción por esto es de 80 euros. Otras infracciones fueron por exceso de velocidad, ya que estos vehículos deberán acomodar su marcha a la de los peatones.

Primer control el pasado fin de semana «antes de que pase algo»

El dispositivo de control de los patinetes eléctricos de la Policía Local comenzó a funcionar de forma organizada por primera vez este fin de semana. El objetivo de los agentes es chequear el uso que los lucenses hacen de estos vehículos por la ciudad, «antes de que pase algo». Y, a su vez, ir formando a los ciudadanos en la normativa correspondiente.

Desde la Policía Local afirman que normalmente los conductores de esos aparatos no suelen dar problemas ni han recibido quejas por parte de los vecinos de la ciudad. Sin embargo, en la primera operación de control de estos vehículos ya pusieron denuncias por infracciones por velocidad; por conducir por la calzada; por ir acompañado; y por embriaguez, la situación más grave.

Los agentes de la Policía Local recibirán instrucción sobre esos vehículos y el dispositivo de control se repetirá. La periodicidad de las operaciones todavía está por concretar, según lo que dicte y organice la jefatura de policía. El fin que persigue este tipo de dispositivos es crear controles distantes en el tiempo mediante los que puedan sorprender a los conductores por la ciudad para ver si de verdad se está cumpliendo la normativa.

Las infracciones de patinetes, de 80 a 1.000 euros, pero nunca llegan a ser delito penal

Los patinetes eléctricos están legislados por el Real Decreto de Circulación y por la Ordenanza Municipal de Circulación del Concello de Lugo. Se clasifican dentro de los vehículos denominados como VMP, Vehículos de Movilidad Personal. Según la Ordenanza Municipal, los VMP no podrán circular por la calzada. Además, no se les exige autorización administrativa para circular, ni seguro, ni casco.

Tipos de infracciones

La conducción de patinetes eléctricos bajo los efectos del alcohol está sancionada con las mismas cuantías que los otros vehículos. En el caso de circular con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,25 miligramos, la multa es de 500 euros. Si el conductor circula con una tasa superior a 0,5 miligramos, la sanción asciende a 1.000 euros. La diferencia primordial en este último caso con respecto al resto de vehículos es que no es un delito penal, sino tan solo una falta administrativa. La razón es que el conductor de VMP está considerado como peatón. A los 1.000 euros de multa también asciende la circulación con presencia de drogas en el organismo o la negativa a someterse a las pruebas de detección.

La infracción más leve es circular por la calzada, con 80 euros de sanción. Transportar en este tipo de vehículos a más personas de las autorizadas, asciende a los 100 euros. Si el conductor, en una situación de escasa visibilidad o de noche, no dispone de alumbrado operativo ni elementos reflectantes, se le impondría una sanción de 200 euros. De la misma cuantía es la infracción por utilizar el teléfono móvil y circular con auriculares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El primer control policial de patinetes eléctricos se salda con dos multas de 1.000 euros por ir borrachos