El desfile de cabezudos animó la recta final del San Froilán

LUGO

El desfile de los cabezudos animó la zona histórica de la ciudad
El desfile de los cabezudos animó la zona histórica de la ciudad ALBERTO LÓPEZ

Aunque la gente se dejó caer a cuentagotas por las calles del centro, se conservó la tradición

10 oct 2020 . Actualizado a las 22:33 h.

Las fiestas van llegando a su fin en el año de la pandemia. Lugo se despertó este sábado con un ajetreo propio del fin de semana que fue llenando a cuentagotas las calles de viandantes, ocupados en su mayoría con recados y compras. Sin ruidos, sin alborotos y sin muchedumbre. Nadie diría que es San Froilán.

El paseo por la ciudad podría ser el de un día cualquiera, hasta que aparece alguna de las carpas dispuestas para los conciertos, que comenzaron a tener vida a mediodía. Los músicos animaron todo lo que les fue posible los espacios precintados para ellos, aunque sin llenar el aforo. Los artesanos resistían en el séptimo día de feria cumpliendo unas expectativas «bajas, pero más altas de lo esperado». En el parque de Rosalía de Castro se estrenaban Corazóns Artesáns con actividades de cestería y lana. «Para ser o primeiro día e pola mañá, aínda se achega xente». La asociación afronta con ganas este San Froilán, «tras moito pensar se vir ou non», pero con los pies de plomo. «Yo misma soy grupo de riesgo», dice la encargada, Chicha Lombao.

El ritmo resonó cuando empezó el pasacalles que acompañó a los cabezudos en su desfile. Este año, las tradicionales figuras avanzaron en solitario por la Praza Maior. Tan solo unas pocas personas se atrevieron a bailar en un distanciado corrillo alrededor del movido concierto itinerante de Som do Lilá. Por la tarde, los distintos barrios se animaron con los pasacalles tradicionales. Y la música continuó por la noche con alguno de los artistas que más rápido agotaron sus entradas: Verto y De Vacas, entre otros.