Las psicólogas ratifican el testimonio de la joven presuntamente violada por el marido de su madre

Este miércoles terminó el juicio contra el monfortino acusado de agredir sexualmente a una discapacitada

Continúa el juicio contra el monfortino acusado de agredir a una discapacitada
Continúa el juicio contra el monfortino acusado de agredir a una discapacitada

Lugo / La Voz

Este miércoles terminó el juicio en la Audiencia Provincial de Lugo contra un monfortino que está acusado de agredir sexualmente y de forma continuada a una joven menor de edad y discapacitada, hija de la que entonces era su pareja. El hombre, de origen peruano, fue detenido el 28 de agosto de 2018 y desde entonces permanece en la cárcel de Bonxe.

Las psicólogas que atendieron y trataron a la joven, que entonces tenía casi 16 años, dieron credibilidad al testimonio de la menor y acreditaron que esta sufría secuelas como consecuencia de los presuntos abusos. Además, incidieron en que la supuesta víctima tenía «coñecementos sexuais inapropiados para una niña discapacitada» y además, expresaba «un concepto de dor vivenciado», lo que podría también explicar que las presuntas violaciones fueron continuadas en el tiempo.

Además, las psicólogas precisaron que al hablar con la abuela de la menor esta les había explicado que durante los seis meses anteriores a que se produjese la detención del presunto agresor en agosto del 2018 «a nena empregaba unha linguaxe moi sexual», que podría ser fruto de las supuestas violaciones continuadas. También aclararon las psicólogas que la joven explicó que en alguna ocasión el acusado le introdujo saliva en la vagina e incluso intentó forzarla sexualmente por el ano. De la declaración que prestaron estas dos mujeres en el juzgado lucense se extrae que la menor «tiña capacidade para dar un relato» y que, teniendo en cuenta la discapacidad que presenta la joven, «o relato é compatible con esa situación de abusos da que nos falaba a menor». Además, en el informe realizado por las psicólogas figura que la presunta víctima, tiempo después de que ocurriesen los supuestos abusos y como secuela de los mismos, tenía problemas de autoestima e incluso carencias en sus habilidades sociales.

Este miércoles también prestaron declaración en la Audiencia Provincial varios policías, ginecólogos y forenses.

La ginecóloga que exploró a la presunta víctima detalló que, al saber que podía tratarse de abusos sexuales, pidió la intervención de los forenses. Se tomaron muestras y se le realizó una exploración a la joven. «No observé signos de violencia», detalló la doctor. El abogado de la defensa basó sus preguntas en intentar recalcar que la menor no tenía moratones o heridas y reiteró que su defendido —que sigue negando todos los hechos de los que se le acusan— se encontraba «bebido» en el momento en el que cometió la presunta violación.

El que entonces era responsable de la brigada de policía científica se ratificó en el informe y explicó que, tal y como recoge en el mismo, se encontraron restos de dos perfiles genéticos en varias pruebas y estos coincidían con el procesado y con la víctima. El grupo local de la científica de Monforte fue el encargado de realizar pruebas preliminares para detectar restos como esperma o sangre y de sacar las primeras conclusiones. Del domicilio en el que presuntamente ocurrieron los hechos el 28 de agosto de hace dos años se extrajo un condón con vello púbico, una colcha con vello púbico, un calzoncillo con sangre y el envoltorio de un preservativo. Además, se le realizó un frotis bucal a la menor y otro al detenido. En la colcha se encontraron restos biológicos de la menor, aunque en todas las pruebas había ADN del acusado y de la supuesta víctima. Como contrapartida, el abogado de la defensa reiteró que «en una casa con varios convivientes es fácil encontrar ADN de todos en los objetos», basándose así en una investigación universitaria que habla de la transferencia del ADN humano. Los testigos reaccionaron asegurando que, en este ámbito «todo es posible» y que, al mismo tiempo «que sea más o menos probable es otra cosa».

La defensa pide la absolución del acusado y, de ser condenado, que no se tenga en cuenta la relación de superioridad que mantenía con la víctima al ser su padrastro, que no se contemple como delito continuado y pide un atenuante por embriaguez. La Fiscalía mantiene la petición de casi 19 años de prisión.

El monfortino acusado de violar a su hijastra: «Nunca tuvimos relaciones, esa noche yo había bebido»

María Guntín
El acusado fue detenido el 28 de agosto del año 2018 en un piso de Monforte
El acusado fue detenido el 28 de agosto del año 2018 en un piso de Monforte

Se enfrenta a casi 19 años de cárcel por agresión sexual continuada

Este martes empezó el juicio en la Audiencia Provincial de Lugo contra un monfortino acusado de violar a la hija de la que entonces era su pareja. Su arresto se produjo el 28 de agosto del año 2018 en un piso de Monforte de Lemos y lleva dos años en la cárcel de Bonxe, desde esa noche, que fue cuando su pareja y la madre de esta lo sorprendieron y alertaron a la policía.

El acusado de esta agresión sexual declaró este martes que «nunca» tuvo relaciones con la menor. Se enfrenta a casi 19 años de cárcel por agresión sexual continuada —a petición de la Fiscalía, no hay acusación particular—, agravados los hechos por la relación de superioridad del sospechoso con la madre de la víctima y por ser esta discapacitada. Negó todos los hechos y su defensa pide la absolución. La presunta víctima tenía en el momento de la supuesta agresión 15 años y presenta una discapacidad del 67 %. Las presuntas violaciones, según la Fiscalía, ocurrieron desde el año 2017 y hasta su detención hace ya más de dos años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las psicólogas ratifican el testimonio de la joven presuntamente violada por el marido de su madre