La USC quiere ampliar la excavación del mitreo de Lugo por debajo del Vicerreitorado

Permitiría conocer más datos sobre el templo y la mansión romana

La USC quiere en el futuro ampliar la excavación hacia el cabecero del mitreo de Lugo
La USC quiere en el futuro ampliar la excavación hacia el cabecero del mitreo de Lugo

No pudo ser en el año 2000 pero eso no significa que se deje de lado. La USC le presentará a la Xunta un proyecto para poder ampliar la excavación actual de la Domus do Mitreo. En concreto, la propuesta será excavar la zona que está debajo del actual edificio del Vicerreitorado, con la idea de continuar la cabecera del actual mitreo, que se halló en la excavación de hace dos décadas.

En su momento, el Rectorado que dirigía Darío Villanueva apostó por terminar las obras de rehabilitación del actual edificio del Vicerreitorado (se inauguró en el 2002) mientras que a la vez se quiso dejar, con más calma, el solar adjunto, donde se construyó un salón de actos, la Casa do Saber, y en el que aparecieron restos de diferentes etapas de la historia de la ciudad y, sobre todo, estructuras romanas, desde el el siglo I y hasta el siglo IV.

El mitreo y los cimientos de la Muralla son los elementos más reconocidos de este solar de unos 600 metros cuadrados, pero se sabe, por las catas y por las hipótesis que se han sacado tras analizar durante años los restos de la excavación, que lo que hoy conocemos como Domus do Mitreo tiene que ser una mansión romana que se podría alargar hacia la cabecera del actual mitreo e, incluso hacia la actual rampa de la Muralla, junto a la Porta de Santiago. En el actual museo, junto a los cimientos del muro romano, se puede ver el arranque de lo que se supone que sería el atrio de una vivienda, pero que estaría ahora oculto debajo del exterior del edificio de la Casa do Saber y la rampa de la Muralla.

En la USC confían en que la Xunta apoye la propuesta de ampliar la excavación, en principio solo prevista para el solar que hoy ocupa el Vicerreitorado do Campus. Técnicamente sería posible, pero se necesitará inversión y, como ocurrió en el yacimiento que conocemos en la actualidad, tiempo para el estudio de los materiales que se encuentren y para su musealización. Por este motivo, no hay premura en llevar a cabo la excavación, pero sí no renuncian a ella.

Los arqueólogos confían en que la ampliación de la excavación pueda aportar más materiales epigráficos de la domus romana, así como otros elementos, como mosaicos o más información acerca del templo dedicado a mitreo. En el actual museo se pueden ver estructuras relacionadas con el ámbito doméstico de la vivienda de los siglos II e inicios del III en la que habitó un centurión, Victorino, que se encargaba de los tributos de Lucus Augusti, pero que luego, hacia finales del siglo III, cuando se levantó la Muralla, fue ocupada parcialmente. Por este motivo, se confía en que la ampliación de la excavación podría dar a conocer las habitaciones señoriales de la casa y las dimensiones concretas del templo dedicado a Mitra.

El catedrático de Historia Antigua de la Carlos III, Jaime Alvar, destacaba hace unos días en una entrevista en La Voz, lo importante que sería ampliar el yacimiento para confirmar las hipótesis sobre el mitreo de Lugo, que el mismo calificó de insólito y único en la península ibérica. Alvar estará mañana en Humanidades en el tribunal de la tesis que defenderá el arqueólogo.

El arqueólogo Celso Rodríguez le explica a Darío Villanueve, en julio del 2000, la excavación justo en lo que hoy es el edificio del Vicerreitorado de Lugo
El arqueólogo Celso Rodríguez le explica a Darío Villanueve, en julio del 2000, la excavación justo en lo que hoy es el edificio del Vicerreitorado de Lugo

Hace veinte años se decidió concentrar los esfuerzos en el actual yacimiento y no se abrió el entorno de Pío XII

El 7 de julio del año 2000 el rector Darío Villanueva, acompañado del arqueólogo Celso Rodríguez Cao, visitaba los hallazgos arqueológicos que ya se podían vislumbrar en apenas tres meses de excavaciones, especialmente en el solar adjunto a la entonces Casa de los Montenegro.

Villanueva dejaba claro el objetivo: «Imos a pedir en breve a licencia para o Vicerreitorado e dese xeito construiremos as dependencias administrativas, que é o que máis urxe, e por outro lado teremos tempo de ir creando un proxecto arqueolóxico no anexo». Quedaba clara la intención, por un lado acabar el edificio rectoral y por otro crear una conservación in situ de los restos del solar adjunto, donde se jugaba con la ventaja de que además no había inmueble en pie, solo paredes. Además, el último acto de Villanueva como rector fue precisamente la inauguración de la sede del Vicerreitorado de Lugo, una propuesta que el personalmente impulsó.

El Concello, en el 2000, también estudió la posibilidad de ampliar la excavación que ejecutaba la USC, hacia la rampa de la Muralla, en la Rúa do Moucho y la Rúa Falcón, pero finalmente no se llevó adelante. Al parecer, uno de los inconvenientes era que la excavación sería por un lado en un espacio privado, el de la Universidade, y por otro, el espacio público, las citadas calles, con lo que no sería fácil la conservación y crear un gran museo subterráneo. Lo curioso, es que años después fue el Concello quien se encargó de la gestión del yacimiento, aunque desde hace dos años y medio es la propia Universidade de Santiago quien lo explota, con un museo con enfoque científico y de divulgación.

Aun así, al final entre USC, Concello y Xunta invirtieron 2,6 millones de euros para poner en valor el yacimiento que hoy conocemos, inaugurado en el 2010.

Veinte años de la apertura de un tesoro en Lugo

suso varela

La USC comenzó a excavar en el solar del Vicerreitorado y pronto se supo la importancia de los hallazgos, entre ellos el mitreo romano, una pieza única en la península ibérica

Explicaba Darío Villanueva, el gran artífice de que el Vicerreitorado do Campus de Lugo se encuentre en el corazón del casco histórico de la ciudad que la USC, del que era rector en el año 2000, presumía de contar con edificios históricos, pero que con el hallazgo de restos de una casa romana en el solar de Pío XII, el patrimonio de la Universidade ya pasaba a tener casi dos mil años.

El 26 de abril del 2000 la radial comenzaba a levantar el hormigón de un solar donde debajo se presumía que había restos arqueológicos, pero que con el tiempo demostraron que se guardaba un tesoro. «Todo parece indicar que van a aparecer restos romanos y medievales, por su cercanía a la Catedral y por las catas de Covadonga Carreño», presagiaba aquel 26 de abril un joven Celso Rodríguez Cao, el arqueólogo que se encargaría de supervisar todo el yacimiento. Ahora, veinte años después, y cerrando un círculo personal, presentará este jueves en Humanidades su tesis doctoral sobre la excavación y sobre la importancia de lo encontrado durante años de investigaciones.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La USC quiere ampliar la excavación del mitreo de Lugo por debajo del Vicerreitorado