La Fábrica da luz, una playa fluvial perfecta con jardines, árboles y escaleras para el baño

Con mínimo coste, el edificio permitiría baños, vestuarios, cafetería y dos plantas

La Fábrica da Luz
La Fábrica da Luz

lugo / la voz

El edificio de la Fábrica da luz parece más construido para albergar las instalaciones de una playa fluvial que para una planta de generar corriente. Es un edificio muy luminoso, lleno de ventanas por los cuatro costados, que parece casi un mirador sobre el río, sobre el caneiro y la pequeña isla que forma el canal. Esta isla, con muchos árboles y de tierra fértil de ribera de río, produce una vegetación explosiva cada año, que podría sustituirse por una amplia parcela de césped bajo árboles frondosos y corpulentos. Por si fuera poco, ya hay escaleras para bajar al agua, tanto hacia el canal como hacia el río, y por ello muchos lucenses acudían a bañarse allí antes de que los problemas burocráticos provocasen su abandono y se convirtiese casi en una auténtica selva.

Gran accesibilidad y párking

Otra de las ventajas de la Fábrica da luz es que está en una zona muy bien comunicada. Se llega hasta allí en coche sin necesidad de construir calles ni carretera alguna, ni pedir permiso para hacerlo cerca del río. Además de una avenida amplia de entrada desde la N-VI por delante del centro comercial, también tiene acceso desde la fachada del estadio Ángel Carro. En la avenida de entrada al recinto ferial, hay largas calles para aparcar cientos de coches. No hay zona próxima al Miño con más aparcamiento.

En cuanto a zonas verdes y de esparcimiento, además de la parcela con mesas de piedra que está entre el edificio y el río, una vasta llanura de césped y árboles se extiende desde la Fábrica da luz hasta el recinto ferial y llega casi hasta el puente romano, donde hay mesas, bancos, mobiliario y luz a lo largo de varias hectáreas de zona verde.

Todo ello al pie de la ciudad, y con el acceso más suave que existe hacia el río, porque la subida desde la Fábrica da luz hacia la ciudad por As Saamasas y Fonte dos Ranchos tiene una pendiente mucho suave que desde la zona del puente romano. Hasta ellí se puede bajar y subir tanto a pie como en bicicleta sin grandes esfuerzos.

Inauguración de la planta y del generador en mayo de 1999
Inauguración de la planta y del generador en mayo de 1999

Una escuela taller la rehabilitó por primera vez en el 99 y recuperó una de las dos antiguas turbinas

En el año 98, el entonces alcalde del PP Joaquín García Díez puso en marcha una escuela taller financiada por la Xunta con la que recuperó el edificio y una de las dos viejas turbinas de principios del siglo XX que producía corriente. El día de la inauguración, en mayo del 99, se dijo que podría dar luz suficiente para el alumbrado público del barrio de A Ponte. Asistió la conselleira Manuela Besteiro, cuya consellería gestionaba las escuelas taller. Faltaba instalar el material didáctico para el museo interactivo de la Fábrica da luz, pues iba a ser eso y también un centro de interpretación del río Miño, creado al amparo del plan de protección del Miño, Peprim, del mismo alcalde, que no repitió como candidato. El PP perdió las elecciones y entró Orozco, que años después emprendió otro proyecto bien distinto: producir energía con turbinas modernas; proyecto que acabó frustrado hace meses y judicializado.

El interior de la Fábrica da Luz
El interior de la Fábrica da Luz

Por dentro, un edificio amplio y muy alto que permite un forjado interior para tener dos plantas

El interior de la Fábrica da luz tiene mucha amplitud. Tanta que hay espacio suficiente para instalar vestuarios, baños, instalaciones y todo lo que se precise para el público. Pero además, es muy alto, de tal forma que permite colocar una placa o forjado intermedio tanto de pretensados como de hierro, madera o mixta. El ex alcalde Joaquín García Díez, que fue quien rescató el edificio de la ruina en que estaba con una escuela taller en mayo del 98, explica que los técnicos le explicaron en aquel momento que se podría autorizar una placa intermedia que albergase dos pisos en su interior y no uno solo de tal altura que parece una nave industrial. Ello permitiría duplicar su superficie de varios cientos de metros y disponer por ejemplo de espacio para ubicar una cafetería en la planta alta que podría funcionar en verano asociada a la playa fluvial. Y en invierno seguiría funcionado como local de ocio independiente, con unas vistas impresionantes sobre el río, exactamente igual a como lo hace todo el año el restaurante del Club Fluvial.

La alcaldesa preguntará a los vecinos qué hacer con la Fábrica da luz

La Voz
Estado de abandono del entorno de la Fábrica da Luz
Estado de abandono del entorno de la Fábrica da Luz

Ciudadanos volvió a preguntar a Méndez si tiene un plan para afrontar el pago de la millonaria indemnización

Ciudadanos insistió ayer en preguntar a la alcaldesa si cuenta con algún plan para evitar tener que pagar los 2,4 millones de euros a los que le obliga una sentencia por el fallido contrato de la Fábrica da Luz. Tras un recorrido año a año por las vicisitudes de esa concesión, Lara Méndez concluyó su turno de palabra con el anuncio de una iniciativa que preguntará a los vecinos de Lugo qué desean hacer en el entorno de la Fábrica da Luz a orillas del Miño.

«Iniciaremos unha consulta popular para que todos os lucenses digan que é o que queren para dinamizar e poñer en valor, non so a Fábrica da Luz, senón todo o entorno do Miño», afirmó la regidora, que lo más cerca que estuvo de responder a la pregunta de Olga Louzao fue cuando afirmó que «sempre» actuarán «no interese da veciñanza».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La Fábrica da luz, una playa fluvial perfecta con jardines, árboles y escaleras para el baño