El nuevo contrato de la basura: menos ruido y bajas emisiones

La adjudicataria deberá respetar parámetros sostenibles que contemplarán incluso que los uniformes sean de fibras naturales


lugo / la voz

Si nada se tuerce, el próximo año el Concello de Lugo estrenará el nuevo contrato de la recogida de la basura y la limpieza viaria. Esta semana la junta de gobierno local aprobó el pliego de condiciones que regirá el contrato, que pasará a ser el de mayor cuantía de los presupuestos municipales hasta el punto de que durante diez años supondrá una inversión de 140 millones de euros, es decir, 14 millones al año, casi el doble de lo que abonaba ahora.

El Concello de Lugo quiere que el nuevo servicio sea ambicioso, eficaz, bien dimensionado y también sostenible, y eso implicará que a la hora de adjudicar el contrato tendrá en cuenta cuestiones que -más allá de las grandes exigencias- irán desde la reducción de la contaminación acústica a la disminución de los consumos de agua o energía.

Un ejemplo de hasta qué punto el nuevo contrato primará la sostenibilidad es que se tendrá en cuenta a la hora de adjudicar el servicio elementos como que los uniformes de trabajo estén confeccionados con fibras naturales. Todo estará calibrado.

Las bases recogen que deberá garantizarse el aislamiento técnico y sonoro y la reducción de la polución, de manera que en los trabajos rutinarios los motores solo podrán estar en funcionamiento el tiempo estrictamente necesario, y en cuanto estén más de tres minutos parados, deberán apagarse. Los coches, que deberán ser de gas natural, eléctricos o híbridos, circularán a poca velocidad y no podrán dar acelerones.

Moderar los consumos también será importante, y para ello deberán emplear economizadores de agua como temporizadores o controladores de fugas. Y la adjudicataria deberá disponer de herramientas de gestión ambiental y primará la sostenibilidad en los productos que use. Tendrán preferencias los reutilizables y los de baja toxicidad.

Contra las hierbas de la Muralla, aceite de tomillo y orégano

lorena garcía calvo
Los aceites de tomillo y orégano servirán para limpiar la Muralla
Los aceites de tomillo y orégano servirán para limpiar la Muralla

Una investigación de la USC constató que estos productos sirven como biocidas

Limpiar la maleza que crece en la Muralla, pero sin dañar el monumento, se ha convertido en una prioridad para la Xunta de Galicia, que no ha dudado en recurrir también a la Universidad para buscar una solución al mantenimiento que requiere el Patrimonio de la Humanidad. Hace tres años, investigadores de la Escola Politécnica Superior de Enxeñaría del Campus lucense propusieron estudiar el uso de los aceites esenciales, como el de tomillo y orégano, como biocidas. Una propuesta que en los últimos meses, y tras una detallada investigación, han comprobado como válida.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El nuevo contrato de la basura: menos ruido y bajas emisiones