Los camiones de recogida de la basura de Lugo serán ecológicos

El Concello sacará a concurso el servicio por 134 millones de euros para diez años

Lara Méndez y el concejal Álvaro Santos, artífice del nuevo pliego de la basura
Lara Méndez y el concejal Álvaro Santos, artífice del nuevo pliego de la basura

lugo / la voz

«Hoxe é un moi bo día para Lugo». Así encabezó la alcaldesa, Lara Méndez, la rueda de prensa en la que anunció los pliegos que regirán el nuevo contrato de la recogida de basura y limpieza viaria del municipio. Unas condiciones que la próxima semana aprobará la junta de gobierno local y que supondrán un cambio radical en la forma de gestionar el servicio en el ayuntamiento. Tanto es así, que el nuevo contrato, que podría estar adjudicado hacia finales de año, convertirá el servicio en el de mayor cuantía del presupuesto. Lugo destinará a la recogida de residuos urbanos, a la limpieza viaria y a la gestión del punto limpio 134,1 millones de euros durante los 10 años que durará el contrato. Es decir, 13,4 millones por año, casi el doble de los 7 que se reservan en cada anualidad, aunque bien es cierto que no se pueden comparar ambos servicios.

El actual contrato, que está prorrogado, data del año 96, por lo que en la actualidad, y a pesar de que se le fueron haciendo añadidos, no responde a las necesidades reales de la ciudad ni a las exigencias medioambientales y de sosteniblidad que exige Lugo, especialmente implicado en esta materia. El nuevo contrato se ha diseñado de manera que dé respuesta a las demandas actuales, pero también a las que se prevén en un futuro. Además, incide en la idea del Lugo verde y en un concepto más global de todo el servicio: priorizará la limpieza en todas sus vertientes, pero también intentará ser más respetuoso con los vecinos, con menos ruidos y menos olores. Estos deberán tener opción de comunicarse con la empresa.

El nuevo servicio será integral, mucho más ambicioso y sostenible. Tanto, que toda la flota de vehículos que se empleará en el municipio deberá ser ecológica, es decir, solo podrá usar motores de gas natural comprimido, vehículos eléctricos, híbridos enchufables o no enchufables o algún otro sistema mejorado. Ningún coche o camión estará propulsado totalmente por motores diésel, biodiésel o etanol. Además, la flota, que se renovará en su totalidad, pasará a rondar el centenar de vehículos, si bien determinar con exactitud cuántos serán no es fácil.

El nuevo pliego establecerá unas exigencias mínimas que deberán respetarse en todo momento. Habrá una empresa externa que validará que el servicio responda a lo que se acuerda en el contrato, y en caso de que se incumplieran esas condiciones, la adjudicataria del servicio sería penalizada.

Además, se apostará por el uso de productos más respetuosos con el medio ambiente.

El horario del punto limpio pasará a ser continuado y se ampliará

Entre las condiciones que establece el nuevo pliego del contrato de la basura y la limpieza está un cambio en los horarios del punto limpio de O Ceao. La propuesta del Concello es que abra de forma continuada, es decir, que no cierre al mediodía, y que además se amplíe su horario hasta aproximadamente las nueve de la noche, para dar más facilidades a los usuarios. A mayores, se pondrá en marcha un punto limpio móvil.

Adiós a grafitis y manchas

El Concello de Lugo exigirá a la empresa adjudicataria unos mínimos que incluirán trabajos de limpieza urbana que irán de la limpieza de los espacios públicos a la retirada de hojas, voluminosos, manchas, vaciado de papeleras, o incluso la retirada de los chicles pegados en las superficies o de los grafitis, para lo que se echará mano de una máquina que limpiará con vapor.

Entre las condiciones que establece el pliego está también la aplicación de nuevas tecnologías. La empresa deberá utilizar una plataforma de gestión inteligente que permitirá controlar y monitorizar el servicio y que deberá llevar integrado el sistema del Lugo Smart City. Esto permitirá mejorar la eficiencia de las rutas, puesto que evitará desplazamientos innecesarios en núcleos dispersos y saber el volumen de carga de los contenedores, para acudir a recogerlos antes si es neceario.

La adjudicataria construirá una nave en As Gándaras para abastecer de gas

La nueva empresa que gestione la limpieza y la recogida de basura en Lugo deberá construir en un plazo máximo de un año una nave en la que albergará la flota de vehículos y donde instalará una planta de gas en la que cargarán sus camiones y que, adicionalmente, también podrían usar los coches municipales. La edificación supondrá un desembolso de unos 1,2 millones de euros para la empresa y el Concello aportará la parcela de 12.000 metros cuadrados en As Gándaras en la que se construirá. Cuando finalice el contrato, de diez años, la nave revertirá al Concello.

La plantilla se incrementará hasta los 150 trabajadores y seguirán los empleados actuales

La mejora sustancial del servicio que quiere el Concello exigirá también un incremento en la mano de obra. De los 120 (o 130) trabajadores actuales se pasará a 150, y la nueva adjudicataria deberá comprometerse a subrogar a todos los empleados actuales.

A nivel de servicio, por ejemplo, ese incremento se traducirá en que se pasará de 22 a 30 barrenderos de lunes a sábado, y los equipos que atienden la muralla y las zonas verdes se incrementarán de uno a dos.

Más allá del detalle del personal, el aumento de los servicios se ejemplifica en cuestiones como que el barrido mecánico (barre y absorbe la suciedad de las aceras) se duplicará, o el barrido manual de repaso vespertino pasará de 2 a 6. Y el barrido manual que se hará los domingos por la tarde pasará de tener 1 a 6 personas, para responder así a la suciedad que pueda generarse por el ocio de la mañana y el mediodía.

También a nivel de vehículos, de una desbrozadora se pasará a dos y el camión de carga lateral que realiza la limpieza en las urbanizaciones próximas a Lugo pasará de operar 156 días al año a 314. La recogida del papel y el cartón en el rural se hará 95 días de mañana y tarde. La recogida del papel y el cartón para el comercio la harán dos equipos.

El municipio pasará de tener 3.700 contenedores a un mínimo de 4.200 nuevos

Mejorar la recogida, incorporando el contenedor marrón para la fracción orgánica, y optimizar las frecuencias son dos de las particularidades que tendrá el nuevo servicio en Lugo. Para empezar, se renovarán todos los contenedores del municipio, que pasarán de 3.700 a un mínimo de 4.200, ampliando además especialmente su capacidad en la zona rural. Se mantendrán los enterrados y en la ciudad la distancia entre los contenedores y los portales no será nunca de más de 150 metros. A mayores, las personas con discapacidad podrán solicitar que les instalen contenedores accesibles.

Toda la recogida de basuras será selectiva y el servicio incluirá todos los residuos salvo los generados por las industrias y los tóxicos. Por primera vez habrá 50 contenedores municipales para recoger aceites y otros tantos textiles.

Entre las novedades está la implantación de la recogida de la fracción orgánica (son, por ejemplo, restos de frutas, verduras, etc), que se realizará de lunes a sábado y que pretende reducir la generación de residuos en un 20 % y reciclar el 50 % de los restos. Para ello se instalarán 400 contenedores marrones en grandes productores. A mayores, se instalarán y gestionarán 1.114 composteros individuales y otros 30 comunitarios.

Además del fondo, también cambiará la forma, ya que se primará la homogeneización de las islas de los contenedores. La idea es que sean todos iguales y solo cambie el color de la tapa. La imagen, de esta forma, será menos agresiva con el entorno, si bien habrá que esperar a ver la propuesta que hará la empresa adjudicataria. En todo caso, el objetivo es que ofrezcan menos impacto visual.

Otra de las condiciones que tendrá el servicio es que los contenedores más usados deberán lavarse, como mínimo, una vez al mes. La empresa que resulte adjudicataria del servicio dispondrá de un período de un año para renovar todos los contenedores del municipio.

Galicia recicla un 33 % más de vidrio que hace cinco años

Por primera vez, Galicia ha superado la barrera de las 50.000 toneladas, que se recogieron en más de 16.500 puntos repartidos por el territorio

Con 19,3 kilos por habitante de media, Galicia está por encima de la media del estado en reciclaje de vidrio. Por primera vez en el 2019, la comunidad ha superado la barrera de las 50.000 toneladas recogidas a través de los contenedores verdes. Galicia recicla además un 33 % más que hace cinco años, cuando se recogieron 33.119 toneladas.

La cifra del balance del 2019 ha evitado la emición de 40.000 toneladas de CO2, o lo que es lo mismo, el equivalente a sacar de la circulación 19.200 coches durante un año. Se ha evitado también la extracción de 85.000 toneladas de materias primas, el mismo peso que la Torre Eiffel, y se ha ahorrado el equivalente al consumo eléctrico de todos los hospitales de Galicia durante más de dos meses. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los camiones de recogida de la basura de Lugo serán ecológicos