Por primera vez, la policía juró en Lugo

La pandemia obligó a celebrar actos descentralizados en cada provincia

El acto de graduación se llevó a cabo en el Círculo das Artes de Lugo
El acto de graduación se llevó a cabo en el Círculo das Artes de Lugo

Lugo

Lugo vivió este martes un curioso acto que nunca se había celebrado en la ciudad: diez policías lucenses juraron su cargo en el Salón Regio del Círculo de las Artes. Y lo hicieron en Lugo porque debido a la pandemia, este emotivo acto que se organiza cada año a nivel nacional en la Academia de Policía de Ávila no pudo celebrarse. Se sustituyó por actos descentralizados en cada provincia y el de Lugo se celebró en el Círculo.

Diez jóvenes agentes muy preparados, seis hombres y cuatro mujeres, algunos con licenciaturas y hasta con doctorados, acabaron lanzando sus gorras al aire en el escenario del Salón Regio en vez de en el patio de la academia de Ávila. Lo que podría haber sido una tristeza para ellos, por faltar el acto a nivel nacional, se convirtió en algo que los hará diferentes a todos los demás policías: Se graduaron en su ciudad, en un marco noble, y ante su público y las autoridades locales.

En el acto participaron la alcaldesa, la subdelegada del Gobierno y el comisario provincial, que fueron quienes les entregaron los despachos o diplomas a los nuevos policías. Entre el público estaban las demás autoridades; desde el coronel de la Guardia Civil, al presidente de la Audiencia, la Fiscalía y otras autoridades como el presidente del Círculo, la casa que acogió la celebración.

En el discurso oficial, la subdelegada les recordó que habían hecho su período de prácticas en plena pandemia: «Creo que foi unha dura lección de vida para todos nós e agardo que tanto sacrificio non se tire pola borda por ningunha imprudencia ou acto irreflexivo».

También les dirigió un discurso el comisario jefe, José María Esteban, que les recomendó «trabajo, trabajo y trabajo» y les pidió que fuesen felices en su tarea.

Como en todo acto oficial, sonó el himno nacional, el de la Policía Nacional, y hubo una ofrenda a los fallecidos, con la corona de laurel llevada por dos policías ante la bandera de España, igual que se hace en el acto de la academia de Ávila.

Además de muchos compañeros de los jóvenes policías, estaban sus familiares, y el acto se convirtió en una ceremonia solemne y emotiva en la que los jóvenes agentes acataron la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico y recibieron su diploma de agentes.

Al final del acto, que duró unos 45 minutos, el grupo se hizo numerosas fotos con sus compañeros, familiares y autoridades. La junta directiva del Círculo de las Artes, en nombre de los socios, también felicitó a los nuevos agentes y a sus compañeros: «Les agradecemos su trabajo y su compromiso a favor de la defensa de nuestro Estado de Derecho».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Por primera vez, la policía juró en Lugo