Hace 40 años, fray José Gómez llegaba al obispado de Lugo entre aplausos

Miles de personas asistieron en la catedral al acto de consagración

Fray José Gómez, en la misa del día de San Froilán en la catedral en 1980
Fray José Gómez, en la misa del día de San Froilán en la catedral en 1980

LUGO / LA VOZ

Un acto con miles de personas y con aplausos al protagonista. No fue un concierto, ni un mitin, ni un homenaje, sino la toma de posesión de un obispo. Fray José Gómez tomó posesión como responsable de la diócesis de Lugo en 1980 en un acto que resultó concurrido y emotivo. Unas 3.000 personas acudieron a la ceremonia, que comenzó con muestras de alegría entre los asistentes. Según la información que publicaba este periódico el 29 de junio, la entrada de fray José Gómez en el templo catedralicio fue acompañada de una larga ovación.

Tal fue la afluencia de fieles que una parte tuvo que buscar acomodo en las naves laterales para seguir la ceremonia. También fue relevante el número de religiosos presentes, puesto que 40 participaron en la celebración: el acto estuvo presidido por el nuncio en España, Luis Dadaglio, al que acompañaron, entre otras autoridades eclesiásticas, el arzobispo compostelano y varios obispos de diócesis españolas así como el superior de los franciscanos en Santiago. Gómez pertenecía a esa congregación.

Si amplia fue la presencia de religiosos, no pasó inadvertida la de autoridades civiles, ya que acudieron las corporaciones de Lugo y de Cea, municipio ourensano donde Gómez había vivido en su niñez, y el alcalde de Santiago. Hasta el mundo académico estuvo presente, puesto que se desplazó a Lugo el rector de la Universidade de Santiago.

El obispo que llegaba entonces a Lugo había nacido en Lalín en 1932. En Cea pasó vivió su niñez porque allí fue destinado su padre como secretario municipal, pero buena parte de su vida antes del nombramiento para la diócesis de Lugo había tenido Santiago como escenario: allí fue, por ejemplo, profesor en la escuela de ayudantes técnico sanitarios y en la de asistentes sociales así como delegado de religiosos en la archidiócesis.

Gómez fue obispo por un largo período, pues falleció en el año 2008. Aunque algo menos, también había sido relativamente largo el período de su predecesor, Antonio Ona de Echave, al frente del obispado durante 18 años, de 1961 a 1979. La toma de posesión no solo fue solemne, concurrida y emotiva, sino también expresión de que aquellos estaban tiempos de notables cambios: el nuevo obispo utilizó el gallego en parte de su intervención.

Fray José Gómez murió en enero del 2008, fue enterrado en la Catedral de Lugo, y lo sucedió el actual obispo, Alfonso Carrasco Rouco Había dicho que le gustaría ser recordado como alguien cercano a quienes lo habían necesitado, aunque también se puede citar sobre su figura un detalle que recogía este periódico al informar de su consagración: con él el número de obispos al frente de la diócesis de Lugo llegó a cien.

CON TU SUSCRIPCIÓN PUEDES ACCEDER A TODAS LAS NOTICIAS PUBLICADAS EN LA VOZ DE GALICIA, DESDE 1882 HASTA HOY, BUSCANDO POR PALABRA CLAVE

ENCUENTRA TUS RAÍCES

Busca entre comillas el nombre de alguno de tus familiares o el de tu pueblo para ver todo lo publicado

Busca a tus familiares

Busca entre comillas el nombre y apellidos de tu familiar para descubrirlo

¿QUE PASÓ EL DÍA EN QUE NACISTE?

Encuentra el ejemplar de La Voz que se publicó el día de tu nacimiento

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Hace 40 años, fray José Gómez llegaba al obispado de Lugo entre aplausos