Hallados restos de hornos de cerámica del siglo V en una trasera de la calle San Froilán

Las piezas están muy deterioradas, según el equipo de arqueólogos que trabaja en la zona


Lugo

El equipo de arqueólogos que trabaja actualmente en un terreno ubicado en la trasera de la calle San Froilán que da a la Muralla ha encontrado numerosos vestigios relacionados con una alfarería ubicada en ese lugar entre los siglos IV y V. Este hallazgo coincide con otros anteriores en esa misma zona, donde, según los especialistas, es habitual encontrar muestras de útiles empleados en este oficio como tornos o útiles de cerámica.

«Trátase dunha olería, unha fábrica de cacharros de barro. Apareceron pezas de tornos de oleiro e dun forniño para cocer a cerámica», explicó ayer Iván Álvarez, arqueólogo que trabaja en ese espacio, muy próximo a la Porta de San Fernando y a la Praza do Ferrol.

«O chan é de terra pisada, un pouco de arxila e cascote»

La zona en la que tiene lugar la excavación limita con la Muralla, con jardines y casas contiguas, habitadas actualmente. Álvarez precisó ayer que entre los siglos IV y V este lugar estaba enclavado en una calle interna, cuyo uso era militar y que se extendía unos diez metros desde el muro de piedra hacia el interior. «O chan é de terra pisada, un pouco de arxila e cascote», indicó ayer el arqueólogo.

«Moi residual»

El estado en el que han sido halladas los diversos vestigios relacionados con el oficio de la alfarería es muy deficiente, según apuntó: «O que temos é a nivel moi residual, cun muro que está practicamente arrasado e con pezas bastante deterioradas».

Los trabajos de este equipo de arqueólogos se enmarcan en las labores previas que Patrimonio autoriza para poder actuar después en este tipo de terrenos.

Hace 20 años ya se documentó la existencia de un barrio alfarero en el interior de la Muralla. En un solar de la Rúa Nova colindante al Carril das Estantigas fueron hallados numerosos restos de cerámica.

Aquel descubrimiento permitió respaldar la hipótesis que apuntaba a la eliminación a partir del siglo III de los talleres artesanales en la zona norte del actual recinto amurallado. El objetivo de aquella medida consistía en reducir el riesgo de incendios en los núcleos urbanos mediante la eliminación de los hornos y el consiguiente empleo del fuego.

Alfarería, una pujante y dilatada industria en la ciudad romana

enrique alcorta

Las excavaciones han permitido el descubrimiento de unos 45 hornos alfareros insertos en diferentes talleres

Durante el primer siglo de su existencia, desde Augusto hasta Vespasiano, al tiempo que la ciudad va adquiriendo su primera fisonomía, en el ajuar cerámico de uso diario de Lucus Augusti se reconocen dos grandes grupos. De una parte la figlina de uso diario, para cocina, mesa y almacenaje corriente. Este grupo revela rasgos fuertemente indígenas y es fácil comprender el porqué. El grueso de la población de esta temprana ciudad serían indígenas procedentes del entorno, todavía en fase de romanización y, por lo tanto, manteniendo aún sus locales gustos particulares. De otra, la comercialización de este tipo de recipientes, simples, baratos y en su caso voluminosos, no proporcionaría márgenes de beneficio, por lo que no interesaría su comercialización, difícil, por lo demás, habida cuenta del incipiente estado de la red de vías que existía en estos momentos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Hallados restos de hornos de cerámica del siglo V en una trasera de la calle San Froilán