Más de 70 perros malviven en una casa okupada de la Avenida de Madrid

«Moitas veces non como por darlles o alimento a eles», asegura el dueño de los animales

Fernando Fornes llegó hasta la vivienda en el año 2013 y, desde entonces, asegura que se hace cargo de canes abandonados
Fernando Fornes llegó hasta la vivienda en el año 2013 y, desde entonces, asegura que se hace cargo de canes abandonados

Lugo / La Voz

Más de 70 perros y un número de gatos que todavía está por determinar malviven en una parcela de 180 metros cuadrados perteneciente a una casa okupada en la Avenida de Madrid, a las puertas de la Facultad de Enfermería del campus universitario lucense. Fernando Fornes vive en este inmueble desde el año 2013 y es el propietario de los canes, ninguno tiene microchip ni hay constancia de que alguna vez hayan pasado por el veterinario. Están sin vacunar, tienen parásitos y alguno, sarna.

La Policía Local acudió ayer hasta el inmueble para elaborar un informe que revelará los pormenores del estado en el que viven los animales a petición del Concello, que está decidiendo que medidas adoptará ante esta situación.

Personal de la Protectora de Animales y Plantas de Lugo acudió ayer hasta la Avenida de Madrid para conocer el estado de los animales y trasladó a cinco gatos en malas condiciones de salud al Hospital Veterinario Rof Codina. En el lugar, comprobaron que los perros estaban bien alimentados, sin esterilizar, y que alguna de las perras tenía cachorros con apenas unos días y que otra, estaba a punto de parir.

Los canes, que asegura el dueño que son abandonos que ha ido recogiendo, están en un patio pegado a la casa, pero también tienen acceso a la misma y hasta conviven o duermen con él. Para que no pasen frío, asegura que enciende una cocina de leña que está situada en el interior de la vivienda.

«Moitas veces non como por darlles o alimento a eles»

«Para alimentar aos cas, pido axuda nos supermercados, que me dan a comida que lles sobra. Eu doulles alimento dúas veces cada día», cuenta Fernando Fornes, que también asegura que durante el confinamiento llegó a pasar hambre para dar de comer a sus animales. «Eles son a única compañía que teño», añade. Sobre el inmueble, Fornes declara que pertenece «á universidade» y asegura que «nun primeiro momento, foi o dono o que me dixo que viñera». Fue este hombre el que llamó al 112 días antes de que se decretase el estado de alarma «para pedir axuda», pero asegura que en el momento, no le hicieron caso. La protectora lucense recibió dos correos que los alertaban de que había muchos animales viviendo en una vivienda colindante a Infanta Elena, pero no se imaginaron que la cifra de canes fuera cercano a los 70.

Fornes asegura que no tiene ingresos, que vive de lo que le dan y que, al ser la vivienda de la universidad, es esta la que se hace cargo de la luz. No quiere que le quiten a sus perros y asegura que «se van á protectora, estarán en gaiolas». Para él, la solución es que le ayuden a alimentarlos porque, asegura, tiene espacio suficiente. «Se mos levan, é como se me quitasen o corazón, e probablemente marche de Lugo porque me restan anos de vida», añade Fernando.

Desde el Concello asegura que actuarán con inmediatez
Desde el Concello asegura que actuarán con inmediatez

La protectora se ahoga esperando una obra que nunca llega

La Protectora de Animales y Plantas de Lugo acudió ayer hasta esta vivienda de la Avenida de Madrid para conocer los pormenores del problema. También se hizo cargo de dos perras que tienen cachorros en lactancia y de una tercera que estaba a punto de parir. Se desconoce si se tendrá que hacer cargo de los aproximadamente 70 perros, pero la entidad tiene ahora mismo en sus instalaciones casi 200 canes, por lo que acogerlos sería casi imposible si se añade la falta de espacio a la que se enfrentan desde hace años.

La protectora se ahoga esperando unas obras que nunca llegan. La Confederación Hidrográfica sigue sin responder al recurso que presentó la Deputación hace meses, por lo que la ampliación que necesitan con urgencia aún tendrá que esperar. «Hay caniles con cuatro o cinco perros, por lo que estamos a tope», aseguran desde la entidad.

La respuesta del Concello

El concejal de Medio Ambiente del Concello de Lugo, Álvaro Santos, aseguró ayer que estaban actuando con inmediatez tras conocer la situación de los canes. «En canto recibamos o informe que se emita para a valoración desta situación, seguiremos actuando co que corresponda. Temos varias vías e o que si imos perseguir é coñecer a situación, regularizala e normalizada», explicó el socialista.

La protectora se «ahoga» porque la Confederación no autoriza la obra

maría guntín

Más de 240 perros y gatos esperan una construcción que mejore su calidad de vida

En la Protectora de Animales y Plantas de Lugo hay más de 240 perros. Otros tantos viven en casas de acogida porque el albergue está saturado y es imposible atender a más animales. En febrero de este año, el Concello y la Diputación anunciaron la creación de un nuevo hogar para animales abandonados y maltratados. Duplicaría en tamaño a la actual y mejoraría enormemente la calidad de vida de los peludos. Sin embargo y aunque el plazo de ejecución era de cinco meses, aún no han comenzado las obras. Los dos organismos garantizaron que cada perro tendrá un nuevo espacio en el que convivirá, como mucho, con otro compañero. No más de dos animales por canil, un nuevo sistema de gestión de residuos y una depuradora de agua. Esas fueron las promesas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Más de 70 perros malviven en una casa okupada de la Avenida de Madrid