Tito Valledor: «Anular las cuotas de socios habría sido una catástrofe para el club»

El presidente del Club Fuvial de Lugo analiza el impacto del ERTE, y el presente y el futuro de una entidad multidisciplinar con 17.000 socios

I. MEITÍN

El otrora campeón de España y del mundo de piragüismo, Tito Valledor (Lugo 1966), cumple cinco años al frente del Club Fluvial de Lugo, una de las entidades más importantes de la provincia. Cuenta con 17.000 socios, un presupuesto de 2.250.000 euros y trabaja con más de un millar de deportistas. El máximo mandatario analiza, entre otras cosas, la situación que vive la institución, que se ha visto obligada a aplicar un ERTE, y las consecuencias de haber invertido en el 2017 un millón de euros para modernizar las instalaciones.

-¿Cómo ha afectado esta pandemia al Club Fluvial?

-Ha generado una profunda tristeza, no solo por las consecuencias del virus, sino también por el cierre de nuestras instalaciones. Impresiona ver cerrado un sitio tan concurrido casi todos los días del año, aunque ahora ya hemos podido abrir las pistas de tenis, las instalaciones de piragüismo y la cancha de multideporte.

-Como otros muchos clubes, también se han acogido a un ERTE.

-Con 44 empleos directos y 25 indirectos, entre limpieza, restauración y vigilancia, no nos quedaba otra opción. Era ineludible. Con las instalaciones cerradas, no tenía ningún sentido seguir en las mismas condiciones. No obstante, nuestro ERTE no es nada agresivo. De hecho, ya hemos sacado a 10 trabajadores, el próximo día 25 de mayo saldrán aproximadamente otros 10 más y contamos con que el 8 de junio estén ya el 100 % de los trabajadores en activo.

-Siguen pasando las coutas a los socios, a pesar de tener prácticamente todas las instalaciones cerradas.

-Se mantienen porque hacer lo contrario sería ir en contra de los estatutos. Además, es una manera de contribuir al fortalecimiento de la entidad y de amortiguar el impacto económico de la pandemia. Y hay otra cosa. De los 17.000 socios que tenemos, el 75% no acude nunca a las instalaciones o la hace de forma esporádica, y para esa gente no sería justo. Creo, sinceramente, que anular las cuotas de socios habría sido una catástrofe absoluta para el club.

-¿En qué situación estaba el club antes de la pandemia?

-Estábamos atravesando un momento dulce. La remodelación que acometimos en el 2017 ha supuesto un impulso importante para nuestra entidad. Contamos con más socios que nunca, ya que llegamos a los 17.000 abonados. Hemos tenido que limitar la llegada de más. Hay lista de espera, y para que entre un nuevo socio tiene que darse de baja otro. Por lo que respecta a la asistencia a cursos de natación, también nos movemos en una cifra récord. Tenemos una media de 700 cursos al mes de iniciación y de perfeccionamiento. A esto hay que añadirle los socios que acuden al gimnasio, que son numerosos. En resumen, estábamos en plenitud.

-¿Cuánto invirtieron en las obras del 2017?

-La inversión ascendió a un millón de euros. Consistió en la renovación de las instalaciones, con la llegada de nuevos equipamientos, maquinaria y aparatos para el gimnasio, entre otras actuaciones. Todo eso fue un aliciente importante para que la afluencia de socios y de público al Fluvial de Lugo fuese mayor.

-¿Resulta caro ser socio del Club Fluvial de Lugo?

-Considero que es una cuota social. Una familia abona 51 euros cada dos meses, mientras que si se trata de una mayor de 65 años paga la mitad.

-¿Qué planes tienen en cuanto a obras a corto y medio plazo?

-Es verdad que tenemos proyectos, pero ahora mismo estamos en una fase de amortización después de la importante inversión que realizamos en el 2017. Una vez que estemos recuperados en ese ámbito financiero, es decir, en dos años, la idea es seguir mejorando los lugares de aparcamiento para dar cabida a toda la gente que utiliza nuestras instalaciones. Estamos trabajando en otro proyecto, que es la construcción de una nueva piscina, que daría la opción de repartir a la gente por toda la zona en la que se asientan las actuales.

-En la mayoría de sus secciones son referentes.

-En piragüismo estamos entre los diez mejores clubes de España, y contamos con el campeón olímpico, Cristian Toro, que es el mayor estandarte del Fluvial. Estábamos pendientes de cuando se iba a celebrar la prueba de clasificación para Tokio, pero con el tema del coronavirus ya sabemos todos lo que pasó. En natación sumamos en cada campeonato récords gallegos, y nuestra referente es Ana Cernadas. En orientación somos campeones de España por clubes y en tenis estamos en la Primera División Gallega.

-¿Cómo financian tantas secciones?

-Las secciones se autofinancian con las subvenciones que recibimos de las diferentes administraciones, que tienen en cuenta los resultados conseguidos. De nuestros presupuestos también hacemos una aportación, pero si no fuera por las ayudas públicas mantener las secciones sería inviable para el Fluvial.

«La Administración nos trata bien, aunque creo que no se nos valora en su justa medida»

«El secreto del Fluvial es la familia. Estas instalaciones las usan generaciones enteras, que están orgullosas de ser socios. Contamos con una guardería para que los padres puedan hacer deporte y dejar aquí a los niños. Estamos abiertos de siete de la mañana a las once de la noche todos los días del año», dice Valledor.

-¿Está satisfecho con las cuantías de las ayudas que reciben?

-Las administraciones nos tratan bastante bien, pero considero que a nosotros no se nos valora en nuestra justa medida.

-¿Por qué?

-Porque nosotros somos un club polideportivo, es decir, cinco en uno. A nosotros nos dan ayuda como si fuéramos un club solo, pero no es así, y la subvención se nos hace escasa. Yo considero que en este sentido no estamos tan bien tratados.

-¿Vuelve el triatlón?

-Estamos trabajando en esa dirección. El problema es que aunque incorporemos el triatlón, no nos van a dar más ayuda.

-¿Compensa presidir una entidad de tal envergadura?

-Es reconfortante, aunque he de decir que absorbe bastante. Para los que fuimos deportistas es una satisfacción poder representar a tanta gente. Entrega y sacrificio no faltan. Es, sobre todo, un orgullo con mayúsculas.

-¿Cómo es la relación con el Lugo y el Breogán?

-Magnífica. Los futbolistas del Lugo desayunan todos los días en nuestro restaurante, y sus familias vienen a realizar actividades a nuestras instalaciones. Nos gusta poner en valor a la gente que viene de fuera. Los jugadores del Breogán también vienen a recuperarse.

-¿Y con la Federación Gallega de Piragüismo?

-En este caso tenemos puntos de vista diferentes en algunas cuestiones y desencuentros, pero la relación es cordial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tito Valledor: «Anular las cuotas de socios habría sido una catástrofe para el club»