La adaptación al horario europeo, una posible herencia del coronavirus

LUGO

Cristina Lazar, peluquera que decide cambiar su horario para conciliar vida laboral y familiar
Cristina Lazar, peluquera que decide cambiar su horario para conciliar vida laboral y familiar

El debate sobre las ventajas del horario continuo para conciliar vida laboral y familiar se reabre en un foro público de empresas lucenses

01 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El debate sobre la adaptación al horario europeo se ha vuelto a reabrir, esta vez a raíz del parón comercial por el coronavirus y en un foro público con decenas de empresas de la provincia de Lugo. Alguien cogió el guante y anunció su decisión: cuando reabra lo hará en horario continuo y no partido, al considerar que la jornada continua permite a los trabajadores una mejor conciliación de su vida laboral con otros intereses, como pasar más tiempo con la familia y amigos.

«No se qué resultado dará, pero creo que es un buen momento para aprovechar y darle un giro a todo eso. Yo lo voy a intentar y voy luchar por ese tipo de jornada», explicaba Cristina Lazar en una publicación en el grupo de Facebook Compra en Lugo, creado para dar visibilidad al pequeño comercio y que cuenta ya con más 12.000 personas inscritas.

Si finalmente puede reabrir su peluquería la semana que viene, como ha anunciado el Gobierno, lo hará en horario de diez de la mañana a seis de la tarde y no partido como hasta ahora y extendido hasta la noche.

«No tener vida»

Son tres los años que lleva al frente de su negocio, pero son más de 15 los que ha trabajado en el mundo de la peluquería. «Siempre era lo mismo, no tener vida», subraya y añade la diferencia que le propicia estar ahora al mando de la actividad: «Antes me adaptaba a lo que me marcaba el jefe, pero ahora tengo la oportunidad de cambiar las cosas».

La respuesta al anunciar el nuevo horario en el grupo de Facebook fue la misma que la que obtuvo cuando se la propuso a su única empleada: positiva. El hecho de que la jornada continua propicie una mejor conciliación no solo para ella, sino también para la persona que tiene contratada es otra de las ventajas que aprecia: «El empleado contento te factura el doble; el enfadado, disgustado, aburrido, te echa la clientela fuera».

«De todo esto tenemos que sacar algo bueno»

A su juicio, crisis como la vivida en estos últimos 40 días por el impacto del coronavirus en nuestra sociedad «permiten cambiar de ideas, salir de la rutina y que no todo sea sota, caballo y rey». «De todo esto tenemos que sacar algo bueno», añade.

Aunque asegura que hará una excepción si algún cliente con un horario incompatible se lo pide, anima a más empresarios y autónomos a adelantar el final de la jornada laboral un par de horas. Para ella, es una cuestión de salud porque le permite mejorar la relación con su familia y mantener viva la mente. «Porque la sociedad lo hace así, ¿lo tengo que hacer así también? ¿Por qué?», invita a cuestionarse.