Por la mañana cose mascarillas y por la tarde ofrece clases de baile gratis

María Guntín
María guntín LUGO / LA VOZ

LUGO

Alejandro Pallares entrenando en su casa
Alejandro Pallares entrenando en su casa

Alejandro Pallares es deportista y ofrece a diario sesiones gratuitas de baile a través de Facebook

16 abr 2020 . Actualizado a las 20:56 h.

Alejandro Pallares es un deportista lucense que baila desde que tiene uso de razón y que, además, estudió Magisterio, es entrenador y juez. Hace ya unas cuantas semanas fue reconocido como deportista de alto rendimiento por su destreza en la salsa shine. Tiene premios nacionales e internacionales puesto que las competiciones forman parte de su vida y su lugar de entrenamiento habitual es la escuela de danza Ritmo Lugo.

Desde que se decretó el confinamiento, Pallares explica que no ha tenido tiempo a aburrirse. Por las mañanas acude con su padre, Fernando Pallares, al taller de costura que este regenta para hacer mascarillas que después donan a la Cruz Roja. «Mi padre tiene un taller de costura. Cuando empezó el confinamiento pensamos que esto es lo que podríamos ofrecer a los demás para aportar nuestro granito de arena en medio de toda esta pandemia», explica Alejandro. Y es que él y su padre hacen aproximadamente 20 mascarillas a lo largo de cada mañana.

Por las tardes, Jandro cuenta que es un privilegiado en tiempos de confinamiento, puesto que tiene una pequeña terraza en la que puede jugar a las cartas con su familia. Más hacia la noche, llega el momento de hacer deporte y de entrenar un poco. A las ocho ya está lista la música para que este lucense empiece a bailar. «Todos los días les hago coreografías a los vecinos durante 40 minutos», añade. Los primeros días salía poca gente, cuenta este deportista, pero ahora parte del vecindario se ha animado.

Clases de baile gratuitas

Pero Jandro, que por el confinamiento ha tenido que interrumpir las clases en la escuela, lleva días desarrollando una idea: ofrece a diario y gratuitamente clases a través de su página de Facebook Jandro Pallares Ferreiro. La cita es a las nueve de la noche y no entiende de descansos, es de lunes a domingo. «Los primeros días ofrecía sesiones a mis alumnos, pero ahora decidí ofrecérselo a todo el mundo en abierto, para que se una quien quiera. Así podrán unirse personas que están aburridas en casa y que a su vez quieren hacer deporte», cuenta Pallares.

«No puedo entrenar con mi pareja de baile, y eso claro que repercute en mi trabajo. Las competiciones están canceladas, como todo», añade el deportista.