Rescatan a cinco perros desnutridos que vivían en una casa de okupas

Los animales fueron trasladados a la Protectora de Animales y Plantas de Lugo


Lugo / La Voz

Vecinos de la Rúa Pomar, en el barrio de A Residencia, denunciaron hace semanas que una pareja de okupas que vive en esta calle tenía a cinco perros desnutridos —una hembra, tres crías y un macho—, en malas condiciones. «La perra lleva más de dos años. Le damos de comer los vecinos de los edificios contiguos, y es que les bajamos con una cuerda una caja, que lleva agua y pienso dentro», comentan algunos residentes de la zona. Ayer, el Concello se incautó de los cinco perros tras días de malestar vecinal después de que los vecinos llamasen a Medio Ambiente alertando de la situación al considerar que «la Policía Local no hacía nada». El Concello de Lugo, tal y como marca la ley, tiene un convenio con la Protectora de Animales y Plantas de Lugo. Fue el lacero de la entidad el que se desplazó hasta el lugar para recoger a los animales, que fueron trasladados al centro de recogida de Muxa.

Desde el Concello explican que la Policía Local recibió el aviso ayer por la mañana y que actuó por la tarde por una denuncia vecinal. Los animales estaban sin identificar y no tenían control veterinario.

Ante la situación de los perros, la asociación Ayuda Alimentaria Animalista decidió alertar a la Consellería de Medio Ambiente de lo que estaba ocurriendo en el domicilio de la calle Pomar, y trasladan sus agradecimientos al personal de la Consellería al considerar que «sin la labor de presión e información que han hecho, los perros seguirían igual de mal».

Los vecinos denuncian también problemas de convivencia con los okupas y explican que los animales no dejaban de ladrar durante la noche, lo que perturba el descanso del vecindario. «Denunciamos hace dos semanas, y la Policía Local vino ya varias veces, pero nadie hizo nada y la situación es la que era hace un mes», comenta otra vecina.

Los okupas son Gerardo Montoya y Francisca, además de la madre de esta. Viven en una casa de la Rúa Pomar de varias plantas y con una pequeña parcela, desde hace dos años y medio y, explican que cuando llegaron a la casa, trajeron consigo a una perra de apenas unos meses, que vive en ese espacio junto con otro perro y tres crías. Los okupas no precisan cómo llegó el macho al domicilio, pero sí explican que la perra, parió hace apenas unas semanas, a lo que añaden que no es la primera vez que tiene crías.

«Queremos pagar un alquiler, pero no tenemos dónde vivir porque nadie nos arrienda»

Gerardo Montoya y Francisca explican que cuando llegaron a la casa de la calle Pomar limpiaron «todo el inmueble» porque había «mucha porquería».

«Mi mujer y mis hijas se encargaron de dejar todo impecable. Ahora, vivimos aquí con mi suegra, que justo hoy está cocinando caldo gallego. Tenemos siete hijos, cinco mujeres y dos hombres, que ya no viven con nosotros», comenta Montoya. Esta pareja explicaba ayer que baja a diario a la pequeña parcela «para alimentar a los perros».

Este matrimonio también cuenta que hace apenas unos días les llegó una citación judicial que detallaba las irregularidades en cuanto a la vivienda. «Nosotros no podemos alquilar pisos porque nadie nos deja firmar un contrato, no tenemos contrato de trabajo, cobramos alguna ayuda y pensión. Estamos mirando de poder alquilar algo, queremos pagar», asegura Francisca, a lo que añade que no tienen dónde vivir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Rescatan a cinco perros desnutridos que vivían en una casa de okupas