Hace 35 años, Lugo se convirtió en un plató de cine con grandes estrellas

«La vieja música» se rodó en la ciudad amurallada, en A Mariña y en Ortegal


LUGO / LA VOZ

El ascenso logrado por el Breogán permitió que Lugo disfrutase del baloncesto de élite en la temporada 1984-85: Juan Antonio Corbalán, Epi o Jordi Villacampa no solo eran rostros que salían en la televisión sino también rivales de los jugadores breoganistas. Meses después, el cine se convirtió también en un apartado en el que algunas estrellas se hicieron cercanas cerca de la Muralla.

Francisco Rabal y Charo López eran entonces nombres de prestigio en el cine español. Otros, como Antonio Resines, daban entonces los primeros pasos de una trayectoria que ha sido amplia y variada y que aún está activa. Otros, como Federico Luppi, resultaban casi desconocidos para el gran público, aunque con los años acabaron confirmados como nombres de indudable solidez.

Como si de una plantilla de baloncesto se tratase, todos ellos coincidieron en Lugo, haciendo equipo a las órdenes de Mario Camus. Este fue el director de La vieja música, película cuyo rodaje se inició en la capital de la provincia y continuó en A Mariña (San Cibrao fue elegido para la filmación), en Ortegal (aparece Bares) y en el Bierzo (en Ponferrada se tomaron escenas).

La película cuenta una historia que no resulta ajena al equipo ascendido en 1984. El guion tiene como eje la historia de un entrenador, papel encarnado por Federico Luppi, aunque durante el rodaje se recalcó que la cinta era una historia de amor. En la película participaron extras de Lugo; pero la presencia de la ciudad tuvo un detalle singular por la presencia de Jimmy Wright, que entonces formaba parte de la plantilla del Breogán y que sin duda ha dejado huella en la ciudad.

A la presencia de los citados actores, muy conocidos en algunos casos, se unía la de un director que entonces pasaba por una fase de fructífera actividad, tras haber dirigido películas como La colmena y Los santos inocentes y series para televisión como Fortunata y Jacinta. La película pasó por el festival de San Sebastián y se estrenó a finales de septiembre, primero en Madrid y días después en Lugo.

El Breogán hizo historia en la temporada 1984-85, clasificándose para jugar la Copa Korac. Al mismo tiempo, Lugo entraba en la historia del cine. La ciudad que vibró con su equipo trasladó durante semanas esa pasión al séptimo arte.

Jimmy Wright, jugador del Breogán, tuvo un papel al lado de actores conocidos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Hace 35 años, Lugo se convirtió en un plató de cine con grandes estrellas