«En Pumarín toca ganar para no perder de vista el liderato»

El análisis de la actualidad breoganista


La semana terminó con victoria y empezó con noticia. Se ganó con un resultado cómodo al final que no refleja lo que fue el partido y empezó, como dijimos, con la noticia de que el joven montenegrino Marinovic era el nuevo fichaje. Va a cambiar el histórico Mataró para seguir jugando en la misma liga, la EBA, pero ahora en Chantada. Sorprendente decisión la de un club como el Breo que lleva años en ese maridaje con el Estudiantes que solo ellos conocen, pero ausente de todas las competiciones excepto la LEB. Y sorprende también porque tradicionalmente resulta muy complicado pescar en Cataluña una promesa de futuro, donde Barça y Joventut tejen una red tan extensa que controla desde edad muy temprana cualquier jugador con proyección. Sería más entendible si esto fuese una señal para salir de ese páramo de las categorías de formación en que se ha convertido hace años nuestro equipo.

Pumarín recibe este sábado al Breo y todos están de acuerdo en que la cancha ovetense dejó atrás su embrujo, sin tener en cuenta todas las circunstancias en forma de lesiones que asolaron al Liberbank. Parecía el año de su crecimiento y, en cambio, con solo cinco victorias bordean los puestos de descenso. Epi ha dicho que tiene mucho poderío físico su juego interior y así pensábamos todos al inicio de la liga, pero Devin Wright acumuló varias lesiones, se perdió siete partidos y ahora, aún renqueante, ayuda lo que puede; mucho menos de lo que él quisiera y el equipo necesita. Nuutinen, un «3-4», buen jugador, está recién salido de una lesión y, por lo tanto, todo lo que parecía un juego interior poderoso no lo ha sido en la práctica. El peso anotador recae prácticamente en dos jugadores: Arteaga y Álex Reyes. El pucelano está siendo, sin duda, el referente de los carbayones. De «3-4» juega Jakstas, un buen jugador, muy físico, que anota habitualmente por encima de 10 puntos. Junto a ellos, Geks es la mayor amenaza en el juego exterior, a expensas de como tenga el día Llorente, tan irregular como cuando jugó en Lugo. De momento anda en un 26 % en triples. En siete jugadores suele descansar el poderío de este Liberbank. Hace una semana en Mallorca jugaron a un nivel excelente y no olvidemos que se juega la vida en cada choque. Igual que nuestro Breo, situado en el límite y agarrado de un hilo a la lucha por la primera plaza. Pumarín no será lo que era y esperamos que tampoco sea donde se rompa ese hilo de esperanza muy remota de ser campeones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«En Pumarín toca ganar para no perder de vista el liderato»