El Supremo rectifica la sentencia sobre el alquiler de habitaciones

Lo hace a través de un incidente de nulidad que también acuerda oír a las partes

Habitación de un piso en Lugo que se alquilaba a través de la aplicación Airbnb
Habitación de un piso en Lugo que se alquilaba a través de la aplicación Airbnb

Lugo / La Voz

Solo en la ciudad de Lugo, hay 93 viviendas de uso turístico registradas. Una cifra que resulta insignificante en comparación con las más de 600 que constan en Santiago de Compostela. En la provincia, destacan las 119 viviendas de uso turístico registradas en Viveiro, 34 en Sarria, 11 en Portomarín y 27 en Monforte de Lemos.

El Tribunal Supremo rectifica la sentencia del 21 de octubre de 2019 que regula los apartamentos y viviendas turísticas y viviendas de uso turístico en Galicia, que podría vulnerar el artículo 38 de la Constitución Española y la Ley de Arrendamientos Urbanos. La rectifica a través de un incidente de nulidad que data del 19 de diciembre del año pasado y que declara la nulidad de la sentencia y acuerda oír a las partes sobre un posible planteamiento de la cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, un instrumento que utilizan los jueces para solicitar la interpretación del derecho comunitario o determinar la validez para garantizar que se aplica la ley.

Rectificación

«No hay posibilidad de recurrir la norma anterior, que data del 2011 y que establece la ordenación de apartamentos turísticos. En su día, no fue recurrida», explica Carlos Tomé Santiago, que trabaja en un despacho de abogados y asesores fiscales. Así, el decreto aprobado en el año 2017 se mantendrá sin cambios y se permitirá el alquiler del máximo de una habitación en los casos en los que los dueños viva dentro del inmueble. También se pueden alquilar viviendas siempre y cuando se oferten en su totalidad. Por lo tanto, continuará el veto contra el alquiler por habitaciones.

La Agencia de Turismo de Galicia y la Xunta interpusieron incidente de nulidad al entender que en la sentencia no se aplica un artículo de la Ley de Turismo de Galicia.

El auto no se pronunciaba sobre la validez de la Ley de Turismo y por ello declara la nulidad de la sentencia que data del 21 de octubre del año pasado. Desde entonces y durante quince días hábiles, las partes implicadas pueden plantear la cuestión ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea o plantear una cuestión de inconstitucionalidad por ser contrario a varias leyes, así como resultar contrario a la libertad de empresa recogido en la Constitución.

Ahora, que el Supremo acaba de anular la sentencia que invalidaba la prohibición de alquilar por estancias, la Xunta considera que la normativa es razonable y que regula el uso turístico de las viviendas. El Alto Tribunal anuló en noviembre dos artículos del decreto de uso turístico de la Xunta y de tal forma, el tribunal estimó parte del recurso de casación presentado por la Abogacía del Estado y la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia contra el fallo del TSXG que desestimaba la demanda que cuestionaba 27 artículos de la norma gallega.

Las diferencias clave

Los apartamentos y viviendas turísticas están constituidos como empresas, mientras que las viviendas de uso turístico están registradas como unidades residenciales y son de propiedad individual. Los apartamentos turísticos se califican por llaves y están inscritos en la misma categoría que los hoteles, moteles o pensiones.

La prohibición de anunciar las casas turísticas generará un mercado negro

L. M.
Peregrinos hacen cola a las puertas del albergue público de Lugo
Peregrinos hacen cola a las puertas del albergue público de Lugo

La asociación de propietarios avisa que los anuncios irán a portales de oportunidad

La prohibición de alquilar en Internet habitaciones en portales como Booking o Airbnb va a generar un mercado negro y descontrolado, perjudicial, en primer lugar, para la administración. Así lo dijo la presidenta de la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia, Dulcinea Aguín, que cree que lo que acaba haciendo la Xunta con la ilegalización de esos anuncios es hacer que la gente se anuncien en portales de todo tipo, como Milanuncios o los de segunda mano o incluso de oportunidades como Wallapop. Porque, aclara la presidenta, Turismo puede impedir que se publiciten en los portales turísticos, «pero no que la gente coloque un cartel de alquiler en su ventana o en cualquier soporte físico o digital o red social no turística. Y de esta manera, lo que van a favorecer es que aparezca un mercado negro de alquiler que estará sin ningún control de la administración», dijo. Según la representante de las viviendas turísticas, la Xunta tendría que controlar todos los modelos de alojamiento, porque eso sería bueno para los propios funcionarios, que tendrían unos códigos y modelos que exigir. «También sería bueno para el cliente, que tendría una garantía de lo que se va a encontrar, y habría seguridad para la persona que alquila, porque sabría exactamente a qué atenerse. Y a mayores, tendríamos unas cifras y estadísticas fiables».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Supremo rectifica la sentencia sobre el alquiler de habitaciones