Ferias, castillos y pallozas en un belén

La Asociación Cultural Zoela ofrece en Becerreá un recorrido por la historia y las tradiciones de montaña

;
Piezas artesanas para un belén de película La asociación Cultural Zoela ofrece en Becerreá un recorrido por la historia y las tradiciones ancaresas.

becerreá / la voz

El Belén dos Ancares tiene magia. Y la desprende hasta para aquellos que dicen que la Navidad tiene un componente meramente religioso y que no implica nada más. Mide diez metros y representa a escala las pallozas de Piornedo, el Puente de Navia y hasta la iglesia do Santo (San Pedro de Cadoalla). Detrás de un trabajo más que logrado está el trabajo de muchas personas que forman parte de la Asociación Cultural Zoela. Pero Olimpia León es la principal responsable de que el nacimiento salga adelante. Así lo explica Alberto Alonso, secretario de la entidad. El Belén dos Ancares se expuso por primera vez en el año 1998 con dos piezas que aún se conservan en la exposición de este año: una casa de labranza y la iglesia do Santo. A raíz de esas dos piezas, el nacimiento fue creciendo poco a poco y aparecieron entonces las pallozas, el molino y un sinfín de escenas diarias de la vida de una casa de Os Ancares. Aparecen también gallinas, cerdos y hasta una huerta. A escala está también el horno de cocer y una representación de las reuniones de vecinos que tantos años se hicieron en la comarca ancaresa. Eso sí, al borde del fuego, con mujeres que cardan la lana e hilan.

La feria y sus pulpeiras

Pero para este belén nada es imposible y en él aparece una escena de la feria de Becerreá. Con un ambiente típico, pulpo, caldeiro y pulpeira incluida, aparecen los puestos de telas y hasta una tienda típica que bien podría recordar a la Ferretería Robledo de Navia de Suarna. No podría faltar en esta representación el castillo de Doiras o las pallozas de Piornedo. En el interior de una de las construcciones, una ristra de chorizos se secan «co lume da lareira». «Tamén están os osos sobre o cotín, nas colmeas», explica Alberto señalando la pieza.

En la exposición también se puede disfrutar de escenas de pastoreo y apreciar cómo las lavanderas limpiaban la ropa en el río, por el que corre el agua. Delante de la iglesia do Santo, un grupo de gaiteiros ofrecen un espectáculo. Como novedad este año, el belén recupera la fiesta de la malla manual. También aparece una bodega dentro de una cueva. «En Navia faise viño», explica Alberto.

El belén de Os Ancares estuvo muchos años en la iglesia do Santo, lugar al que Olimpia acudía a misa con su marido, Manuel Vilela. Fue allí donde surgió la idea. En el año 2007, el nacimiento se abrió al público por las tardes y, poco después, estuvo tres años sin exponerse porque Olimpia pasó por algunos problemas de salud. Después se recuperó.

La asociación que promueve esta exposición nació en Becerreá, en el año 1996 y fue el hijo de Olimpia, Alejandro Vilela, el principal artífice que permite que se siga realizando el belén. También colabora el Concello de Becerreá. En el proyecto también está involucrada Pilar Deiros, así como Belén. El nacimiento se montó del 16 al 25 de noviembre y fueron muchos los colaboradores que se pusieron de acuerdo para pedir sus vacaciones en estas fechas y poder así hacer la parte logística.

Olimpia, la artífice de todo

Olimpia León es la encargada de recolectar, construir y decorar. Todo lo hace con materiales de la zona, que consigue gracias a los paseos que recorre en verano con su marido. Cuando llega el invierno llega el trabajo de casa. «Me pongo cerca de la cocina de leña y empiezo a construir las casas», explica esta mujer, que también cuenta que la idea surgió porque ella y su marido acudían a misa a la iglesia do Santo y Olimpia creyó que un belén podía encajar perfectamente con la decoración. «Da mucho trabajo y todo lo hago con una navaja o tenazas, porque no tengo material especializado. Mi marido también me ayuda y hasta mi hijo. Esto es un trabajo conjunto», narra Olimpia.

El nacimiento abrió las puertas al público delante de Correos, en la Avenida Navia, hace cinco días y, desde entonces, son muchos los colegios y las personas que lo han visitado. El local lo ha cedido una vecina de la zona. Quien quiera programar alguna excursión puede contactar con Alberto en el número 627 817 720. Para poder seguir ofreciendo su espectáculo, aceptan donativos anónimos a través de una cesta situada al borde del Nacimiento. Está abierta de cuatro y media a seis y media de la tarde y hasta el día seis de enero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ferias, castillos y pallozas en un belén