Salva Arco: «Si algo tiene bueno el Breo es el trabajo, las ganas y la ambición»

El capitán breoganista defiende la calidad de la plantilla y asegura que las lesiones están ralentizando el proceso de maduración


El asentamiento del Leche Río Breogán en la cumbre de la LEB Oro se demora y su afición alivia la espera con alegrías como la que supone la resurrección de Salva Arco (Navás-Barcelona, 1984). El capitán, símbolo del breoganismo en las últimas temporadas, ha tenido un papel decisivo en la primera racha de resultados del equipo, con triunfos ante el Huesca, el Marín y el Real Canoe. El jugador catalán no duda de la calidad del plantel y achaca a las lesiones el discreto arranque liguero.

-Preguntarle por el estado de ánimo del equipo después de tres victorias consecutivas no tiene mucho sentido. Mejor que nunca, sospecho.

-Evidentemente estamos mucho mejor que hace tres semanas, cuando pasamos un serio bache no solo clasificatorio sino también de sensaciones. Las victorias nos han ayudado a ver las cosas de otra manera, aportan confianza, pero es que además creo que el equipo ha estado a buen nivel. En defensa estamos mejorando muchos aspectos que antes no teníamos tan afianzados.

-Los pesimistas dirán que Huesca, Marín y Canoe eran rivales de segunda fila.

-Cada uno puede verlo como quiera. Canoe venía de ganarle a Palma en su cancha... Lo que está claro es que en esta liga cualquier equipo te puede ganar y la afición del Breogán lo sabe, es consciente de ello. El año que ascendimos a la ACB perdimos en la pista del Araberri y del Huesca, equipos que, entre comillas, también eran de segunda fila. Cada victoria vale lo mismo sea ante el adversario que sea.

-¿Cuál es su mensaje para los más escépticos?

-Le diría que es verdad que no comenzamos el campeonato como a todos nos hubiera gustado, pero que piensen que esto es muy largo y que el equipo está a solo dos victorias de la cabeza. Si algo bueno tiene el Breo es el trabajo, la ambición, las ganas y que le queda mucho margen de mejora. Vamos a darnos tiempo, a confiar, a ser positivos y a disfrutar de la LEB Oro. Lo bonito de esto es disfrutar del camino y no pensar en el ascenso o en si esta victoria no sirve porque es ante tal rival.

-El Breo es el equipo que más triples convierte y el segundo en efectividad. ¿Qué lectura hace de esto?

-Por el tipo de jugadores que llegaron, desde el principio de temporada sabemos que esta es una de nuestras mejores armas, y lo estamos demostrando. Tener muchos puntos por fuera te da muchas posibilidades y te convierte en un equipo muy peligroso. A esto hay que ir sumándole más armas y en eso estamos.

-En el juego interior urge una mejoría, ¿no cree?

-Debemos mejorar por dentro y por fuera, por ahí pasa nuestro salto cualitativo. El rebote no es solo cosa de los pívots, los exteriores tenemos que echar una mano y ayudar.

-Perdieron ante todos los rivales directos. ¿Es esa la gran asignatura pendiente?

-Nuestro proceso de maduración está siendo más lento que el de otros equipos. Siempre he defendido que tenemos muy buenos jugadores, si bien nos está costando un poco más de los esperado acoplar esas piezas y en esto tienen mucho que ver los problemas de lesiones. Pero, insisto, esto es muy largo, estamos creciendo y a ver cómo reaccionamos cuando nos encontremos con los de arriba.

-El camino se empina en las últimas jornadas del 2019.

-Esto es la LEB Oro, no hay tregua. Los cuatro próximos rivales son equipazos, como lo es el Breogán. Estamos trabajando muy bien a pesar de que las bajas nos están condicionando muchísimo y hay que valorar el enorme esfuerzo que está haciendo el equipo. El otro día, Rauno no había entrenado en toda la semana, estaba muy tocado de la espalda y casi no podía andar, e hizo un esfuerzo titánico para echarnos una mano; Dago, que está lesionado en un tobillo, estuvo en el banquillo dando ánimos todo el rato... Estos detalles son los que suman y entre todos tenemos que sacar esto adelante.

-Lleida y Almansa para finalizar la primera vuelta. ¿Se han propuesto alcanzar el ecuador liguero con un numero determinado de triunfos?

-No hacemos planes a largo plazo, ya tenemos bastantes trabas y problemas. En nuestra situación lo mejor es no mirar más allá del próximo partido, que en este caso es el Melilla.

-Su crecimiento va en consonancia con el del equipo.

-Físicamente estoy mucho mejor que en el inicio de la temporada. Al principio me costó, ya no solo por la operación sino porque el año pasado estuve cuatro meses jugando con el menisco roto, entrenando un día sí y tres no, y eso pasa factura inevitablemente. La bajas han propiciado que mi aportación sea más importante y, por suerte, las cosas me están saliendo bien y el equipo está ganando.

-Tiene 35 años. A alguien con su ilusión y su entrega le resultará difícil asimilar que la retirada está cerca.

-Lo tengo asumido, pensar lo contrario sería engañarme. Un jugador con 35 años lo que tiene que hacer es disfrutar de cada entrenamiento y de cada partido. Ahora mismo estoy centrado en eso, en disfrutar de cada momento y en cuidarme mucho porque a esta edad cualquier problema físico te condiciona una barbaridad. Cuando acabe la temporada, en función de cómo me encuentre y de cómo le haya ido al equipo, decidiré si sigo jugando o no.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Salva Arco: «Si algo tiene bueno el Breo es el trabajo, las ganas y la ambición»