El temporal de lluvia del fin de semana dejó casas y vías inundadas

Tania Taboada
TANIA TABOADA LUGO / LA VOZ

LUGO

Alberto López

En Parga, como otras veces, la zona más próxima al río acusó los efectos de la crecida

25 nov 2019 . Actualizado a las 20:31 h.

La provincia de Lugo vivió un sábado y domingo pasados por agua con fuertes precipitaciones que se extenderán también durante esta semana, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología. Para hoy lunes se prevé un día de lluvias intermitentes y será mañana martes cuando entre una nueva borrasca acompañada de más precipitaciones y más viento.

Haciendo un balance de las secuelas que dejó el temporal este fin de semana en la provincia, fue la comarca chairega una de las más afectadas por las adversas condiciones meteorológicas.

En el municipio de Guitiriz, los principales daños se registraron en la red viaria por la que transitan vehículos y en senderos peatonales. La conocida como Ruta da Auga sufrió desperfectos que se notaron en el puente de Pitero, que salva el río Parga. La crecida del caudal provocó que residentes en la zona tuvieran que armarse de katiuskas para poder acceder a sus viviendas o utilizar itinerarios diferentes para salir de casa con su vehículo. «Coa crecida do caudal inúndase a ponte e quedamos illados. Temos que utilizar outro percorrido para saír co coche. Damos unha volta tremenda e por pistas intransitables, repletas de lama. Patina o turismo, complícase a condución... Pero xa estamos acostumados, porque é a situación que se repite tódolos anos cando chove moito», indicó Mari Pereira, la principal afectada.

Sus parientes de la casa de enfrente tampoco se quedan atrás. El sábado por mañana cambiaban sus hábitos para acceder a la vivienda puesto que el terreno de entrada a la misma se había convertido en una piscina. «El agua llega casi hasta la puerta de casa y tenemos que acceder por otro trayecto, bordeando la propia vivienda y por donde todavía no llega el agua. El coche lo guardamos en otro garaje que ya hemos construido debido a estas situaciones», explica Begoña Sanz, que convive con su abuela y sus padres en dicho domicilio.

En Parga, como otras veces, la zona más próxima al río acusó los efectos de la crecida, especialmente visible en las inmediaciones del edificio del CIT.

Y en el municipio de Baamonde se inundó el paso subterráneo de Begonte, donde la semana pasada la Guardia Civil rescató a una familia que quedó atrapada.