El PP ve la remoción de la jefa de Personal como una caza de brujas para tapar la «nefasta» gestión del PSOE

Ramón Carballo cree que el gobierno solo lanza una cortina de humo


LUGO / LA VOZ

El Partido Popular cree que la remoción de la jefa del servicio de Personal del Concello de Lugo por parte del gobierno no es más que una «caza de bruxas» con la que el PSOE intenta «tapar 20 anos de nefasta política de persoal».

Fue el portavoz municipal, Ramón Carballo, el que valoró los hechos. «Esta decisión é como unha cortina de fume para minimizar o caos, de 20 anos de gobernos socialistas, na organización dos traballadores do concello», dijo el popular, que considera que el bipartito lo único que busca es «eludir as súas responsabilidades». De hecho, Carballo va más allá. «Se había mala praxe, cales foron os motivos polos que non se tomaron medidas antes?», se pregunta.

La jefa de personal ocupó cargos de confianza con el predecesor de Lara Méndez, López Orozco, y según recuerdan los populares, fue nombrada por él «coordinadora general de las áreas de Alcaldía, Recursos Humanos y protección da comunidade por un lado, y de la de Servizos Xerais y Participación cidadá por otro». En resumen, indican los populares, la funcionaria estuvo dos años a las órdenes del Partido Popular y veinte con alcaldes y concejales socialistas.

El análisis político que hace el PP es que la decisión de apartar a la jefa de Personal y la argumentación presentada por el gobierno es en el fondo «unha censura ao PSOE e unha enmenda á totalidade ao proceder de alcaldes e concelleiros socialistas e nacionalistas durante dúas décadas».

Además, recuerdan desde el PP, en su momento se pagó a dos directores generales de recursos humanos «que non corrixiron ningunha situación», sino al contrario. Siguieron desmantelando servicios, se siguieron contratando externalizaciones innecesarias, en palabras del PP, que se podían cubrir con personal municipal y se retrasaron las convocatorias de las ofertas públicas.

La actitud de Alvarellos

Además de criticar el fondo, el PP cargó contra las formas y la «actitude inquisidora da concelleira de persoal». Consideran que Paula Alvarellos tuvo un «afán de protagonismo» que le hizo perder las formas a la hora de anunciar la destitución, «cunha actitude dictatorial máis propia da inquisición avalada polo silencio cómplice do BNG». Porque, incide Carballo, los nacionalistas se han mantenido pasivos ante esta cuestión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El PP ve la remoción de la jefa de Personal como una caza de brujas para tapar la «nefasta» gestión del PSOE