2004: Cuando el capón volaba alto

El Concello de Vilalba buscaba nuevas salidas para ampliar la difusión del animal


VILALBA / la voz

La Navidad tiene en Vilalba una entrada por todo lo alto. La Feira do Capón supone el comienzo de las fiestas, aunque la fecha haya tenido oscilaciones en los últimos tiempos. La de este año tendrá lugar el 22 de diciembre. La jornada elegida para el certamen solía ser el 21 de diciembre, aunque también hubo años en los que la fecha escogida correspondía al fin de semana anterior a Nochebuena, al margen de la jornada que correspondiese en el calendario, para favorecer los traslados de los animales a ciudades de fuera de Galicia.

Los transportes a ciudades donde el capón se encarga para tenerlo presente en comidas o en cenas de las fiestas navideñas indican un cambio frente a la situación de hace décadas, cuando los capones se vendían en la capital chairega a quienes acudían a la feria. Es una de las muestras de cómo la feria, en la que el capón actúa como protagonista absoluto, ha ido transformándose.

Hace 15 años, el Concello y la asociación de criadores preparaban con la feria unas jornadas técnicas, en las que se analizarían las posibilidades de cría de una variedad de capón. Era un proyecto de I+D que contaba con el apoyo de la Xunta y en el que se evaluó la viabilidad de comercializar un capón de menos tamaño y de menos peso, sacrificado con cinco meses de vida frente a los ocho habituales.

Del estudio se dedujo que había suficiente interés en el mercado para desarrollar la iniciativa. Cuando se planteó si esa medida entraría en competencia con el capón tradicional, cuya venta se reduce a las semanas anteriores a Navidad, más de una vez se utilizó una comparación tomada del sector vitivinícola para explicar la diferencia: el capón que llegaría como novedad al mercado, en cantidades abrumadoramente superiores a las habituales, sería como el vino de crianza, en tanto que el protagonista de la feria anual equivaldría al vino gran reserva, Hubo incluso jornadas gastronómicas para degustarlo, aunque la cría a gran escala no se ha desarrollado aún.

Pocas semanas después de que se anunciasen las jornadas sobre nuevas vías de comercialización del capón, se puso en marcha la página web www.capondevilalba.org, que ofrece información sobre este tradicional producto. También el escenario cambió desde entonces, pues se abandonó el aparcamiento de la plaza de la Constitución y ahora la feria se celebra en una carpa instalada en esa misma plazas.

Otro gran peldaño subido por el capón fue la consecución de la Indicación Xeográfica Protexida (IXP) Capón de Vilalba, reconocida por la Unión Europea hace dos años. La introducción de nuevas condiciones de matanza es el obstáculo que falta salvar para ponerla en marcha. Mientras tanto, en la asociación de criadores hay algo más de 50 miembros, y el número de capones censados, que se venderán en la feria y en días anteriores, anda por los 1.600 ejemplares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

2004: Cuando el capón volaba alto