Comienza un San Froilán del siglo XXI que bebe de la tradición

Fuegos de artificio, discursos y Dulcinea y Don Quijote levantaron el telón de las celebraciones


lugo / la voz

La gran fiesta del otoño gallego arrancó bebiendo de la tradición. Lo hizo en los discursos, en el retorno de los gigantes a la calle y hasta en el regreso de los fuegos artificiales a la rúa Poeta Noriega Varela, en el barrio del Carmen donde, con la noche cayendo, se pudo ver un espectáculo pirotécnico que atrajo las miradas de millares de espectadores dispuestos a disfrutar del único espectáculo de fuegos de artificio de todo el San Froilán. Luz, color y bombas para inaugurar nueve días de fiesta rachada que para muchos comenzarán hoy mismo, coincidiendo con el día festivo.

El arranque de las patronales tuvo un punto nostálgico. El que puso, por ejemplo, la alcaldesa, Lara Méndez, al vincular sus recuerdos del San Froilán a la niñez, o el que acompañó al pregón de la familia Pelúdez, interpretada por el Grupo Achádego Teatro, que hizo un recorrido por su historia en paralelo a la de la fiesta. Una línea vital de la que también echó mano la concejala Maite Ferreiro en un discurso que apeló a la tradición.

Lugo es fiesta, pulpo y barracas, pero también patrimonio y cultura. Lo recordó Lara Méndez al reivindicar la riqueza histórica de una ciudad cada vez más reconocida y apreciada. Una urbe «aberta, xenerosa, tolerante, inqueda na cultura e no traballo...Unha cidade que rouba a alma a propios e forasteiros», dijeron los pregoneros.

El Lugo moderno, que mira al futuro con proyectos ambiciosos y el Lugo que no quiere olvidarse de sí mismo. De las ferias y fiestas del viejo San Froilán. De los años en los que gigantes y cabezudos arrastraban multitudes. Quizás por eso se trabajó para que los gigantes de Dulcinea y Don Quijote, ajados por el paso del tiempo, regresaran a la vida. Ayer salieron a la calle. Como en los viejos tiempos.

Además, esta noche del viernes destacó por unos coloridos fuegos artificiales, el paseo de gigantes y cabezudos por el centro de la ciudad (con la recuperación de las figuras de Don Quijote y Dulcinea), la conmemoración del 50 aniversario de la fuente de San Vicente manando vino y los primeros conciertos, como el lleno que hubo en el de Sés, en la Horta do Seminario,

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Comienza un San Froilán del siglo XXI que bebe de la tradición