Las dos caras de los cien días del gobierno local de Lugo

La alcaldesa destaca «a estabilidade de goberno», el BNG el impulso a la ciudad y el PP publica el decálogo de desastres


lugo / la voz

El gobierno local cumple cien días de gobierno y los grupos municipales hacen balance según les vaya la feria. La alcaldesa, la socialista Lara Méndez, habló de «tres meses a estabilidade de goberno» que ha permitido sacar adelante algunas obras que estaban consignadas en los presupuestos del 2018 «e posibilitou iniciar moitos proxectos que xa estaban avanzados, e que só precisaban poder dispoñer dunha partida económica para materializalos».

Así, recordó los pasos para la peatonalización de Quiroga Ballesteros, parques infantiles en Praza da Bretaña, Albeiros y A Milagrosa, el ascensor en el Sagrado Corazón o la rotonda en Mar Cantábrico; además de hacer referencia a la puesta en marcha de procedimientos de la administración electrónica. «A finalidade é que o Concello sexa unha institución áxil e eficaz, por iso ademais da modernización tecnolóxica que estamos levando a cabo incluímos a reducción á metade dos máis de 225 procedementos internos de tramitación administrativa cos que operábamos», explicó la regidora.

Su socio de gobierno, el BNG, liderado por Rubén Arroxo, tuvo asamblea el lunes para analizar los cien días en el mandato. Los concejales con responsabilidades dieron cuenta de sus acciones de gobierno. Arroxo explicó que «a xente transmítenos confianza e imos traballar para non defraudar a quen depositou a súa confianza no BNG nas pasadas eleccións municipais», destacando que a colaboración e boa predisposición do persoal municipal que, a pesares de todas as dificultades que se veñen arrastrando en materia laboral, están a traballar con profesionalidade e dilixencia». Arroxo puso en valor «o desbloqueo dalgúns asuntos coa Xunta» o el arreglo del aparcamiento municipal del HULA.

Críticas del PP

Del triunfalismo del bigobierno pasamos al desastre pintado desde las filas populares. Su portavoz,

Ramón Carballo

, resumió los cien días «como tempo perdido para os lucenses», además de incidir en que ya se han vivido los primeros desencuentros entre PSOE y BNG, como sucede en el asunto del párking del Ánxel Fole. Sobre la alcaldesa, la acusó de tener «victimismo crónico coa Xunta» y a Arroxo de «pouco dialogante e sectario».

Los populares ofrecieron un decálogo sobre los cien días del gobierno local: «1) Lugo ten un goberno con 2 alcaldes diferentes, 2) un goberno de contradicións, 3) o goberno máis caro da súa historia, 4) proxectos errados, 5) defende a xestión de Orozco e Besteiro no Garañón, 6) ineficaz e a súa inacción e incapacidade pagarémola do noso peto os lucenses, 7) Lugo ten un goberno que practica un victimismo crónico, 8) goberno sectario, 9) Lugo ten un goberno que amordaza, e 10) Lugo ten un goberno de puro teatro».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
37 votos
Comentarios

Las dos caras de los cien días del gobierno local de Lugo