Policías portugueses y franceses vigilan el Camino de Invierno

Colaboran con la Guardia Civil en caso de que haga falta proporcionar asistencia a peregrinos de esas nacionalidades


monforte / la voz

Una pareja de la guardia civiles de verde reglamentario y un agente de la GNR portuguesa con su uniforme azul. Si se los cruza este verano en alguna parte del sur de la provincia de Lugo no se frote los ojos, que no está viendo mal. Se trata de un policía portugués de verdad. Está en Galicia dentro de un programa de cooperación entre las fuerzas de seguridad españolas y portuguesas, pensado para proporcionar mediación en zonas de alta concentración de turismo del otro país. Una de las áreas incluidas en este plan es el Camino de Invierno.

Los agentes de la Guarda Nacional Republicana (GNR) que patrullan el Camino de Invierno con la Guardia Civil forman parte de un contingente desplegado en diferentes puntos de la provincia de Lugo dentro del denominado Plan de Seguridade Xacobeo 2019, el dispositivo pensado para proporcionar vigilancia a los usuarios de las distintas rutas jacobeas en verano, la época en la que el paso de peregrinos es más intenso. El programa incluye también a la gendarmería francesa.

Los portavoces de la Subdelegación del Gobierno en Lugo explican que este programa de colaboración internacional entre policías en la vigilancia de los tramos del Camino de Santiago que pasan por esta provincia incluyen a dos agentes portugueses y tres franceses. La gendarmería francesa envió en julio a un sargento y tenía previsto mandar esta segunda quincena de agosto a dos policías que harán las patrullas a caballo. En cuanto a la GNR, sus agentes pasaron por aquí en sendos turnos de quince días.

Uno de los agentes portugueses es José Carvalho. Está destinado habitualmente en una localidad de la comarca del Gêres, en la frontera norte portuguesa, así que ya llegó familiarizado con Galicia. Él y los demás agentes internacionales que participan en este programa tienen sus bases en Sarria y Portomarín, pero se mueven por otras comarcas. En su caso, se centró en la vigilancia del Camino de Invierno. Siempre en compañía de una pareja de la Guardia Civil, si sus colegas españoles tienen que atender algún imprevisto fuera del Camino de Invierno, él va con ellos. Los vecinos de Bóveda que presenciaron el incendio fortuito de una máquina empacadora de hierba que circulaba por una carretera de este municipio el pasado 1 de agosto se lo encontraron de uniforme en la carretera, con los dos guardias civiles a los que acompañaba en ese turno.

La subdelegada del Gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez, destaca la importancia de este plan de colaboración con fuerzas de seguridad de Francia y Portugal, porque permite mejorar la atención que se presta a los peregrinos de estos dos países. Rodríguez agradece a las gendarmerías de Portugal y Francia «a colaboración que prestan este verán á Garda Civil».

El uniforme de la GNR en el Camino de Invierno

José Carvalho es uno de los dos agentes de la Guarda Nacional Republicana (GNR) envió este verano a la provincia de Lugo dentro del programa internacional de colaboración entre este cuerpo policial portugués y la Guardia Civil española. Carvalho, que trabaja actualmente en el norte de Portugal, muy cerca de la frontera con Galicia, participó sobre todo en patrullas en la zona por la que pasa el Camino de Invierno. En la fotografía, José Carvalho en el municipio de Bóveda el pasado 1 de agosto, cuando la pareja de guardias civiles con los que compartía turno de trabajo tuvo que acudir al incendio de un remolque agrícola en la carretera que lleva desde ese municipio al de A Pobra do Brollón. foto c.c.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Policías portugueses y franceses vigilan el Camino de Invierno