Guerra abierta en el grupo independiente de Monterroso entre afines y críticos con Gato

Partidarios del alcalde piden a los otros tres concejales que dejen la formación por no apoyar al regidor


lugo / la voz

La situación en el grupo independiente de Monterroso es de guerra abierta entre partidarios y detractores de Antonio Gato, alcalde del municipio. Los partidarios del regidor pidieron ayer a los tres concejales enfrentados con Gato que abandonasen el grupo, precisamente por su hostilidad hacia el regidor. Los que apoyan al alcalde solicitaron a los tres ediles su marcha para permitir la entrada de otras personas que actuasen «coa debida honestidade» y con lealtad.

Los fieles a Gato aseguran desconocer las razones de esa profunda animadversión mostrada por los concejales Luis Mariño, Germán Vázquez y Rocío Seijas, que anteayer acusaron al alcalde de haber intentado actuar con chantaje, manipulación y sed de venganza desde que accedió a la alcaldía ena esta nueva etapa. La única razón que pueden intuir es que haya intereses ocultos, encaminados a crear un determinado clima político.

Desde que se conocieron los resultados de las elecciones del 26 de mayo, Gato afirmó que la composición de la corporación hacía necesaria alguna fórmula de acuerdo entre grupos. Con los independientes como fuerza más votada (cuatro representantes) y con el PP y con el PSOE empatados a tres, en boca de Gato nunca hubo palabras dirigidas a un acercamiento al PSOE, partido con el que fue alcalde en otra etapa y del que acabó marchándose, y sí predisposición a un entendimiento con el PP. Los miembros de su grupo que le son fieles recalcaron ayer que esa postura les parecía y les parece la más idónea.

Los críticos con el regidor le echaron en cara su intención de generar odio en el ayuntamiento, algo que niegan frontalmente sus partidarios. Estos aseguran que pondrá todo su empeño para que se viva en un clima de armonía, y subrayan que ha actuado con honradez y con vocación de servicio a los ciudadanos, mientras que los tres concejales lo acusaron de comportarse con nepotismo.

Este clima de enfrentamiento en Monterroso resulta más peculiar porque el grupo independiente no es un partido con militantes sino una agrupación electoral. Hace varios días, al desvelarse la existencia de las discrepancias con los otros tres concejales de la formación, Gato no solo dio por rota su relación con esos tres ediles, sino que lanzó un anuncio cuyo cumplimiento solamente se comprobará con el tiempo: dijo que estaba dispuesto a permanecer en el cargo gobernando con decretos.

Los que defienden al alcalde respaldan su postura de buscar un acuerdo con el PP

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Guerra abierta en el grupo independiente de Monterroso entre afines y críticos con Gato