«Estoy de paso, ¿dónde se come?», la frase más usada por los turistas

La gran mayoría de los visitantes no pernocta en la ciudad, aunque todos quieren comer


LUGO / la voz

Lugo es ciudad de paso y de comida. Así lo dicen los turistas que pasean a diario por la ciudad buscando los mejores rincones, los alimentos más ricos y los monumentos más inspiradores. Los que llegan tienen varias opciones. Informarse en las oficinas de turismo, confiar en Google y teclear «lugares que ver en Lugo» o probar suerte callejeando y encontrando sitios que, muchas veces, no están recogidos en los mapas. Hay turistas que confían en cualquiera de las alternativas.

Los que acuden a los distintos puntos de información buscan mapas y obtener con la mayor brevedad posible una lista de las paradas obligatorias en Lugo y alrededores. Algunos turistas buscan termas antiguas y bonitas en las que darse un baño. Estos son derivados a Ourense o a las pozas situadas a escasos diez kilómetros de Vilalba como buena alternativa, cercana y eficaz puesto que las aguas son medicinales.

A mediodía, Praza do Campo

En pleno agosto, la Praza do Campo es un hervidero de turistas que aprovechan el mediodía para acercarse a la zona de vinos y catar en primera persona las famosas tapas. Dónde comer en la ciudad es una de las preguntas más repetidas por la mayoría. Casi todos son españoles y están de paso. El último recuento del Instituto Nacional de Estadística cifra en más de 76.000 los viajeros que visitaron algún hotel de la provincia de Lugo en el mes de junio. La estancia media no llega a las dos noches. El turismo rural subió algo más de las 8.000 personas con 1,4 noches de estancia media. Las cifras dicen que, también en el mes de junio, 12.000 turistas viajaron a Lugo capital desde otra zona de España y tan solo 3.000 eran extranjeras.

Algunos turistas van a tiro fijo. Otros se preguntan sobre el mapa que representa una especie de círculo deforme en el centro de la ciudad. En cuanto se acercan, las dudas se despejan y saben que se trata de la Muralla, una de las grandes joyas y también hoja de ruta para los visitantes. Los que llegan se dividen entre los que quieren conocer la provincia y los que se centran en Lugo porque están de paso. El tiempo para ver la ciudad puede reducirse a unas pocas horas. La Ribeira Sacra y A Mariña son pregunta de cuestionario que hacen cada vez más turistas, que quieren explotar su visita a la provincia al máximo.

Los visitantes llegan de ciudades como Vizcaya, Valencia, Sabadell, Barcelona e incluso Madrid, entre otras. La mayoría admite estar de paso. «Nosotros queremos callejear», explica un grupo llegado desde el País Vasco. Otros llevan días de vacaciones en otras zonas de la provincia y reservan apenas unas horas para pasar por la capital. Comer sigue siendo la pregunta que más se repiten al cruzar el recinto amurallado y las tapas, uno de los atractivos de la ciudad.

Los empleados de turismo tienen prohibido hablar con la prensa sin un permiso previo

Los turistas son las fuentes más directas de información y permiten crear estadísticas, además de elaborar un mapa sobre sus demandas, inquietudes y aspectos que mejorarían de la ciudad. En las oficinas de turismo de la Xunta y del Concello, ubicadas en las inmediaciones de la Praza do Campo, no pueden facilitar información a la prensa ya que, antes, es necesario realizar un trámite a través del Concello y de la delegación territorial de la Xunta. Desde el gabinete deben aprobar el diálogo o, en algunos casos, son ellos los que facilitan la información. En su mayoría, cifras o notas de prensa, lo que dificulta conocer de cerca y de primera mano el comportamiento de los turistas que llegan a Lugo.

Los visitantes también se informan de los sitios que visitar en los hoteles e incluso restaurantes. Los que apenas pasan unas horas en la ciudad optan por una experiencia gastronómica más completa y lo apuestan todo a la comida o a la cena del día.

«¿Dónde podemos hacer rutas en bicicleta?», pregunta una mayoría

Algunos de los visitantes que llegan a la ciudad preguntan por aquellos itinerarios que permitan combinar bicicletas y visitas turísticas. La Ruta da Auga, en Guitiriz, es una de las más aconsejadas y también de las mejor valoradas. Sin embargo, y cercanas a la ciudad, no son demasiados los senderos adaptados y recomendados para hacer deporte y, al mismo tiempo, satisfacer las demandas culturales con las que llegan los turistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Estoy de paso, ¿dónde se come?», la frase más usada por los turistas