Cinco años después del accidente, aún no hay solución para O Fiouco

La niebla sigue siendo hoy un peligro sin resolver, como lo fue el 26 de julio del 2014


lugo / la voz

El sábado 26 de julio del 2014 un dantesco accidente truncó la vida de una persona en el alto de O Fiouco y dejó 49 heridos. Hoy se cumplen cinco años de aquella colisión múltiple en la autovía A-8 entre Mondoñedo y Abadín y en este tiempo, a pesar de las demandas y los discursos voluntariosos, no se ha habilitado una solución satisfactoria al problema.

El accidente del 2014, a la altura del kilómetro 548, se había originado por falta de visibilidad y había implicado a 35 vehículos en una colisión que colapsó la vía y que sirvió a las administraciones de toque de atención para tomar medidas urgentes en el lugar. Durante los últimos años se han sucedido las propuestas para evitar los constantes desvíos de la circulación por falta de visibilidad, pero hasta el momento ninguna ha cuajado.

El Ministerio de Fomento impulsó un concurso de ideas para evitar el problema de la niebla en el tramo peligroso de la autovía y entre las propuestas había sistemas de aspiración para disiparla, otros con dispositivos lumínicos y hasta un túnel translúcido y abierto por la parte superior. En su momento se apuntó que el ministerio empezaría a probar los distintos proyectos este año para buscar la solución definitiva, pero hasta la fecha el único cambio ha sido la instalación de un modelo de iluminación diferente y sistemas de alerta instalados por la DGT que han conseguido que la vía se cierre menos días al año.

Decenas de viajeros salvaron la vida al abandonar los coches en la autovía

m. cabana /L. Rey / L. López

Una fallecida y 49 heridos es el balance del choque en cadena por la niebla en la A-8

Fue un milagro que casi todos los ocupantes de 35 coches escapasen con vida de sus vehículos antes de que varios camiones los aplastasen como un acordeón en un choque en cadena ocurrido en la A-8 a causa de la niebla. Solo perdió la vida una conductora, Natalia López Arias, que se bajó del vehículo después de verse atrapada en el choque en cadena y fue arrollada por el primer camión que impactó contra el amasijo de coches. La víctima es una enfermera de 35 años.

En el alto do Fiouco, entre los municipios de Mondoñedo y Abadín, se encontró pasadas las once y media con el habitual banco de niebla espesa que no permitía en ese momento ver a más de 4 metros de distancia. Tras impactar contra otros vehículos que ya habían colisionado en el espesor de la niebla, se bajó del coche para huir del amasijo de hierros pero no fue capaz. En ese momento llegó el primer camión de los tres que acabaron impactando contra el montón de coches. El vehículo pesado, un transporte frigorífico de una empresa de pescados de Vigo fue el primero en golpear contra los coches, hizo la tijera debido al fuerte frenazo y parece que en ese momento falleció la enfermera, cuyo cadáver apareció bajo de un remolque y con un brazo seccionado. Tras este camión impactaron más coches y finalmente llegaron otros dos trailers que también acabaron impactando contra el amasijo de hierro. Primero el de una empresa de transportes del País Vasco y a continuación el de suministro de un supermercado. Por detrás de los dos vehículos pesados siguieron produciéndose choques por alcance de turismos, hasta completar un total de 25 implicados.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Cinco años después del accidente, aún no hay solución para O Fiouco