El Breo sigue instalado en el mutismo y en el fárrago

Ricardo Hevia reflexiona y analiza la situación del equipo


Lugo / La Voz

Parecía instalado el Breogán en la provisionalidad. Hace un mes, un compungido presidente anunciaba que pensaba en dejarlo y se suponía que las decisiones importantes las tomaría el nuevo consejo. Pero desde el final de la liga ya ha transcurrido un mes y el único movimiento desde el club ha sido la ampliación de capital; un balón de oxígeno necesario para enjugar el déficit y presentar un estado de cuentas que deje en segundo plano un doloroso descenso en una liga en la que 11 victorias bastaban para salvarse, pero que se consumó tras una lamentable gestión deportiva. No fue por falta de recursos. Fichamos a Norel para jugar 1 minuto, previo pago de 30.000 euros a Delteco. Se le abonaron 5 o 6.000 a Stainbrook para que se fuese y el equipo acabó con una nómina de 17 jugadores, pero en total de este club cobraron 20 o 22. Y que decir de los fichajes. Con la honrosa excepción de Ray McCallum tiene mérito cometer tantos errores cuando te estás jugando la vida. Cinco mil personas en cada partido, un seguimiento y una pasión admirados en toda España y detrás, nada: un consejo a la gresca que acabó por explotar. Una carencia de estructura hasta en lo más simple: ni las camillas eran propiedad del club, sino de los fisios, al menos durante 3 meses.

Y siempre sin información. Dentro se peleaba, pero nunca pasaba nada. A día de hoy nada ha cambiado. Nombran a un hombre fuerte para llevar al club y nos dicen que se informó previamente de ello a los máximos accionistas. A saber, el máximo es Leche Río, o sea, que el presidente del Breo, con autorización verbal del fallecido Jesús Lence para manejar sus acciones, se informó a sí mismo. También entre los tres primeros accionistas está el Estudiantes, y de nuevo el presidente, se supone que se habrá informado a sí mismo como responsable del Estudiantes.

Con 100.000 euros recaudados aproximadamente a día de hoy para la ampliación de capital, no se olvide que el plazo termina el próximo día 10, pero es cierto que hay buenas sensaciones, ya que varias empresas parecen dispuestas a entrar. ¿No sería más razonable no haber perdido un mes?. El presidente tiene derecho a tomar la decisión que quiera, irse o quedarse, pero parece razonable que los asuntos importantes los resolviese el nuevo consejo, salvo que como tantas veces todo esté pactado a espaldas del socio.

Queda pendiente el cobro de los derechos de televisión y la recuperación del canon. ¿Un millón de euros?. Una fortuna para afrontar la campaña en la LEB, o habrá que usar una parte para enjuagar el déficit?. Toca especular, porque es un asunto para ilustrados próximos al club. Al resto, gente de a pie, se les dirá la verdad o se les venderá una moto, según proceda.

Ni tan siquiera el entrenador, asunto en el que el club está trabajando, merece comentario. El bulo surgido en Twitter que aproximaba a Epifanio a Gran Canaria quedó desmontado con la nota oficial de los canarios confirmando el fichaje de Fotiskatsikaris.

En fin, que el Breo sigue instalado en el fárrago y en el mutismo para la gran mayoría. Las decisiones trascendentes, solo para un grupo reducido de amigos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Breo sigue instalado en el mutismo y en el fárrago