Nueva teoría sobre la ubicación de Ponte Neviae, la mansión romana de Os Ancares

Una asociación presenta a Patrimonio un informe sobre las ruinas seculares aparecidas en A Ferrería, As Nogais


lugo / la voz

Los aficionados a la arqueología están proponiendo en los últimos años diversos estudios para que los especialistas debatan e investiguen sobre el pasado de la provincia. Los integrantes de la Asociación Cultural Ancares Máxico acaban de presentar un amplio informe a Patrimonio de la Xunta sobre los restos de una ruinas halladas en el núcleo de A Ferrería, en As Nogais, y su posible vinculación con la conocida como mansión romana de Ponte Neviae, una de las que señalaba el Itinerario Antonino a su paso por la vía XIX.

Se trata de una gran edificación oculta sobre vegetación «que careció de todo interés para las labores agrícolas», y buena prueba de ello es que crecen robles con más de 500 años de antigüedad, además de contar en las proximidades con un canal excavado en roca de pizarra y usado hasta los años 80 para la traída de aguas.

Los autores del estudio reconocen que serían necesarias excavaciones técnicas que puedan aportar más datos sobre la edad del conjunto. Las hipótesis se basan en varios aspectos, entre ellos el estudio de la vía romana que realizó el profesor Javier Gómez Vila, que señala el hallazgo de un leguario a pocos metros del lugar que proponen como mansión romana. También la adaptación de un puente, posiblemente de origen romano, para las obras del Camiño Real. Y luego elaboran una propuesta de distancias desde Asturica Augusta (Astorga) hasta Lucus Augusti, donde se establecen jornadas entre los 25 y los 15 kilómetros, dependiendo de la dificultad del terreno. Así, desde Las Herrerías, en Vega de Valcarce, hasta A Ferreira, de As Nogais, habría 19,6 kilómetros. Otra hipótesis es que la iglesia prerrománica de San Andrés, a dos kilómetros de A Ferrería, tenga posible pasado romano.

 Muros y forma cuadrangular

Los autores del informe enviado a la Xunta relatan que los muros que se conservan forman cuadrículas de diversas medidas, con un grosor que supera los 60 centímetros, dejando en su interior cavidades con una media de entre 15 y 25 metros cuadrados. Señalan que las divisiones guardan entre sí una visible simetría que da al conjunto una forma casi cuadrangular. «Se hace notable la falta de historias o leyendas sobre dicho lugar», lo cual, consideran, daría a entender que estamos ante una edificación sin asociación con los vecinos de la zona.

Ancares Máxico se basa en la tesis de Gómez Vila, quien sitúa, al igual que otros arqueólogos, la mansión romana de Ponte Neviae en el lugar de Veiga da Varxa, a pocos metros de la ubicación de las ruinas de A Ferrería. Los integrantes del colectivo hacen una reflexión sobre la necesidad de investigar estos hallazgos «para una mejor compresión de la historia, por lo que creemos conveniente solicitar que estas ruinas sean registradas, protegidas y propuestas para estudios sobre su datación y exposición pública como un bien de interés cultural para As Nogais».

Los arqueólogos recuerdan que la Vía XIX entró por O Comeal, Cervantes

En las recientes jornadas sobre arqueología de Os Ancares -que promovieron la Asociación Patrimonio dos Ancares y los municipios de Cervantes, Balboa y Vega de Valcarce- diferentes especialistas -entre ellos el profesor Antonio Rodríguez Colmenero y el arqueólogo de la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural, Rubén Álvarez Asorey- expusieron que la Vía XIX entró en Galicia desde A Braña, en Vega, a través de la subida de O Comeal, cerca del actual puerto de O Portelo, en Cervantes.

«É o único tramo do que temos restos documentados», explica el historiador Xabier Moure, quien recuerda que la presencia de un campamento romano en A Serra da Casiña y en A Cortiña dos Mouros (entre Balboa y Cervantes), así como la constatación de que hubo hasta 60 yacimientos de explotación minera y varios castro romanizados en la zona, certifican que la vía romana entre Astorga y Lugo entró por Cervantes y no por la zona de Pedrafita, «algo que si xa ocorreu co Camiño Real».

Por este motivo, hace dos años, Patrimonio dos Ancares, en base a la información de una moneda de bronce romana, dio a conocer el hallazgo de restos de tégula, piezas de barro cocido utilizada para cubrir los tejados y más cien trozos esparcidos y restos de tres recipientes cerámicos distintos que aparecieron en el entorno de Pontes de Gatín, lo que les llevó a afirmar que Ponte Neviae estaría en esa zona limítrofe entre As Nogais, Cervantes y Becerreá.

Según el colectivo Patrimonio dos Ancares en la comarca aparecieron restos de villas romanas en Agro de Pedreda (desaparecida) y Quintela (Baralla), en estado total de abandono. En Vilarín, en la parroquia de Ouselle (Becerreá), también desaparecida, se encontró un friso del siglo II d. C. donde aparecen en relieve una vaca, un toro y un ternero que se custodia en el Museo Provincial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Nueva teoría sobre la ubicación de Ponte Neviae, la mansión romana de Os Ancares