Urbanismo, tráfico y transporte serán básicos en Vilalba otros cuatro años

La implantación de la zona azul o la ampliación del polígono están previstas, pero aún sin desarrollar


VILALBa / LA VOZ

La mejora de una avenida que ha sido escenario de una expansión urbanística -realizada en dos fases y con dos características distintas, con años de separación entre una y otra- puede ser una actuación importante en un casco urbano. Así ocurre en Vilalba, en donde una de las actuaciones programadas y logradas por el Concello en este mandato ha sido la obra de la avenida da Terra Chá. Los trabajos tendrán importancia desde el punto de vista urbanístico, pero también afectarán al tráfico y al transporte. En esas dos últimas áreas se han previsto algunas medidas cuya resolución queda pendiente para el mandato que se iniciará el día 15.

urbanismo

Una reforma cerrada y un plan de urbanismo aún pendiente. La reforma de la avenida da Terra Chá se ejecutará en un tramo de algo más de un kilómetro, del estadio Roca a cerca del ramal que conecta con la N-634. Los trabajos -con un presupuesto de unos 600.000 euros, aportados por la Xunta- fueron adjudicados a una unión de empresas -Construcciones Cholo, Construcciones Sanjurjo e Isidro Otero-, y deberán estar terminados en otoño. La mejora de la calzada y la de las aceras serán dos apartados importantes, aunque también se prevé colocar un nuevo colector de saneamiento en un tramo de casi 400 metros.

Una medida que inició el Concello en este mandato fue una modificación parcial de las normas urbanísticas para proteger la tipología de las Casas Baratas, un conjunto de decenas de edificios construidos en los años cincuenta del siglo pasado en una cuadrícula delimitada por tres calles -Basanta Silva, Ribadeo y rúa da Emigración-. El plan municipal consistía en autorizar en las viviendas, de bajo y una planta, arreglos sin que se alterase la superficie. El asunto se llevó al pleno de abril, pero entonces quedó pendiente y no se trató más.

El Plan Xeral de Ordenación Municipal, cuyos trámites comenzaron ya en los primeros años de la pasada década, aún no ha llegado a la aprobación inicial. En enero del 2018 el pleno dio luz verde a la cesión de la empresa adjudicataria (Eptisa) a otra (Alfonso Botana), ya que la primera pasó a manos de un grupo chino y con el cambio de dueño se quedó sin la división encargada de urbanismo.

Por otro lado, el Concello planteó ante la Xunta una actuación en el tramo inicial de la rúa das Pedreiras, en donde se prevé arreglar los inmuebles del tramo inicial así como la calle. Queda por concretar qué se hace con otro edificio, situado junto a las escalinatas que unen esa parte de la localidad con la plaza de Santa María: Patrimonio se inclina por conservarlo, en tanto que el Instituto Galego da Vivenda e o Solo prevé demolerlo, idea que comparte el Concello.

Este ha sido un mandato en el que el Concello inició una campaña contra el mal estado de edificios. Por el valor simbólico de la construcción, que contrasta con su actual abandono, una de las medidas más destacadas fue la construcción de un cierre en el solar de la conocida discoteca Ventoeira. También se pidió a la Xunta que apuntalase una casa de su propiedad, situada en el tramo inicial de la rúa da Ferrería.

INFRAESTRUCTURAS

Más negocios en el polígono, que espera una ampliación. Negocios abiertos en los últimos meses del año pasado y ampliaciones de otros reflejan la actividad del polígono de Sete Pontes, en el que está prevista una ampliación. La más inmediata será ejecutada por Entrepinares en una superficie de unas ocho hectáreas y medida en la que todo el terreno suyo. La operación implica también la preparación de parcelas de uso dotacional y de varios servicios, entre ellos un aparcamiento. El Concello recibirá además 7.000 metros cuadrados, que podrá destinar a la demanda de pequeñas empresas.

De todos modos, el Concello inició los trámites para convertir en industrial una amplia franja (300.000 metros cuadrados) próxima al polígono que está ahora catalogada como suelo rústico. Los informes que necesitó reunir la administración local demoraron los plazos previstos para el avance de la medida.

tráfico

Pivotes, zona azul y «leirapárking», en espera. El Concello acordó la instalación de pivotes para regular el acceso a la calle Basanta Silva, restringido desde hace años. La medida, que incluye también un horario de carga y descarga, se concretaría con la entrega de una tarjeta a cada comunidad de vecinos, aunque los residentes podrían también conseguirlas a título individual. La ordenanza ya se aprobó, pero durante la exposición pública se presentaron alegaciones, que habrá que resolver.

En la rúa da Pravia está previsto el funcionamiento de la zona azul, aunque ha quedado pendiente su licitación. La medida afectará al estacionamiento, así como a la circulación de manera indirecta, en una de las calles más céntricas. Esa vía a su vez está cerca del párking subterráneo de la plaza de la Constitución, en donde está proyectada la implantación de un cobro tras un tiempo de estacionamiento. Con las dos medidas se pretende evitar que los coches pasen aparcados un tiempo indefinido sin tener que abonar nada e impidiendo que esas plazas sean ocupadas por otros.

En la rúa das Pedreiras está prevista la preparación de un aparcamiento al aire libre, cuyo funcionamiento supondrá la prohibición de aparcar en la plaza de Santa María. Concretar la forma en la que el Concello se hace con el terreno, compra o alquiler, es el asunto que falta por definir. También se estudió la construcción de un acceso peatonal del aparcamiento a la plaza, que se haría por la rúa de Tras do Poxigo.

transporte

Dos líneas de buses desde San Simón da Costa. La línea de autocar que unía San Simón da Costa y el casco urbano dejó de funcionar, aunque su inclusión en el plan de transporte de la Xunta hace prever su recuperación. El Concello diseñó incluso la creación de otra ruta, que también saldría de San Simón da Costa y que pasaría por Samarugo, Corvelle y Goiriz. La idea que definió el gobierno local fue ofrecer esa segunda línea a la empresa que resultase adjudicataria de la primera; y si a la firma no le interesase por dudar de su viabilidad económica, el Concello realizaría un desembolso económico como compensación.

EDUCACIÓN

Tres vías para mantener el servicio Madrugadores. El servicio, que da cobertura a niños en ludotecas antes del horario lectivo de colegios, funciona con un transporte por el que el gobierno local, que lo sufraga, ha recibido reparos de los servicios jurídicos. La forma de mantenerlo en el próximo curso puede abordarse de tres formas. Una sería la creación de un servicio público de transporte por parte del Concello. Otra podría ser la concesión de ayudas a las asociaciones de padres para que se encargasen del programa. Una tercera opción consistiría en que el Concello asumiese el servicio y lo pasase a los colegios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Urbanismo, tráfico y transporte serán básicos en Vilalba otros cuatro años