Cirugía con bisturí al retablo del Bo Xesús de la catedral lucense

Comenzó la restauración de la capilla neoclásica del principal templo lucense, que durará varias semanas


lugo / la voz

El retablo de la capilla del Bo Xesús de la catedral lucense precisa cirugía. Se la hará, a base de bisturí y otras técnicas, la restauradora lucense Vania López Arias. La operación, laboriosa, durará varias semanas. La intención es que el santo y todo lo que le rodea luzca durante la ofrenda del Antiguo Reino de Galicia a Jesús Sacramentado, que tendrá lugar a finales del mes de junio. La profesional fue la que hizo volver lucir en lo más alto de la capilla del Ecce Homo a seis ángeles que fueron privados del protagonismo que se merecían porque estaban tapados por un retablo.

En los últimos días hay obras en la nave principal de la catedral. Allí está colocado un andamio metálico frente al retablo de la capilla del Bo Xesús, de estilo neoclásico y datada de 1803, en el cual trabajará la restauradora, licenciada por la Universidad de Granada, que ya hizo varios trabajos para las diócesis de Lugo y Ourense.

En principio, lo que pensaban realizar era una limpieza profunda del conjunto, sin embargo en los chequeos realizados la restauradora detectó la existencia de por lo menos tres capas de pintura que fueron dadas sobre el conjunto con el paso de los años. Para que la actuación fuera completa, lo mejor era retirar lo que sobra y dejar en el estado original el retablo. Y el resultado final, augura Vania López, va a sorprender porque las piezas lucirán tal como eran originalmente y el color nada tiene que ver con el de ahora. Serán más claras y el conjunto aportará más luminosidad a la capilla.

Para retirar al menos una de las capas será preciso actuar con el bisturí, como ya había sucedido con los ángeles que aparecieron ocultos detrás en la capilla del Ecce Homo. Es un trabajo laborioso, como reconoce la restauradora, pero no queda más remedio que hacerlo siguiendo esta técnica porque el uso de productos químicos podría causar severos daños a las piezas. Quizás sea posible usarlos en otros momentos de la restauración que está en marcha.

En el anterior trabajo, realizado en la capilla del Ecce Homo, la profesional tuvo que enfrentarse a la retirada de restos de cal y también a eliminar los efectos ocasionados por el humo de las velas que dejaban al santo los fieles. El efecto fue tan agresivo que las pinturas de los ángeles quedaron totalmente ennegrecidas y fue necesario actuar con diversas técnicas. Algunas partes del techo, muy dañadas por los efectos de los humos, no pudieron ser recuperados durante la restauración.

El conjunto, de estilo neoclásico, recibió varias capas de pintura a lo largo del tiempo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cirugía con bisturí al retablo del Bo Xesús de la catedral lucense