El BNG quiere convertir la Ronda da Muralla en peatonal en ocho años

Apuesta por párkings disuasorios, reforma del bus urbano y acabar la segunda ronda


lugo / la voz

Convertir la Ronda da Muralla en peatonal en ocho años. Ese es el compromiso que lleva el BNG en su programa electoral, que fue presentado este mediodía por su candidato, Rubén Arroxo, quien señaló que para acometer un cambio tan profundo en la movilidad de la ciudad se necesitarían varias acciones acompañadas a la propia obra. Por un lado, propone que se aumenten los aparcamientos disuasorios cerca del centro para permitir a los conductores acceder andando en cinco minutos y fomentar así la peatonalización de la ciudad. Además, considera necesario una reforma absoluta del bus urbano para que dé servicio al centro. Y como tercera medida de acompañamiento una modificación del tráfico y el desarrollo de la segunda ronda para convertir la avenida da Coruña en unidireccional y desviar el tráfico por la citada ronda.

Arroxo, que estuvo acompañado de la edila Maite Ferreiro, desgranó otras medidas, como el fomento de la rehabilitación de los edificios de los barrios «frente á especulación dun PXOM que se fixo pensando en 300.000 persoas». En este sentido, dijo que quieren poner en valor A Tinería, «un barrio castigado pola Xunta». En sociedad y cultura quieren una reestructuración de los servicios sociales («son os mesmos que puxo en marcha Branca Rodríguez Pazos no 2001»); potenciar a Escola de Música y crear una escuela de teatro; y promover una agenda cultural coordinada «que encha de contidos non só o novo auditorio, senón o resto de espazos culturais da cidade»; además de relanzar el San Froilán.

Arroxo marcó tres líneas de su programa: las políticas relacionadas con el casco histórico y con la movilidad, ya citadas, y las zonas verdes. En esta materia insiste en medidas que propusieron durante el mandato que acaba ahora: «Necesitamos que o Miño conte cunha zona de baño, queremos as piscinas termais, os sendeiros teñen que estar acondicionados e non cheos de pozas de auga no inverno e sen rozar no verán, e apostamos por unir o Parque Rosalía co Miño a través dunha pasarela sobre República Arxentina para chegar ao Marcos Cela e logo outra pola N-VI».

Precisamente en esa zona, la del Garañón, Arroxo considera que se debe cumplir la sentencia que marca que los terrenos tienen que volver a la legalidad. «O edificio hai que demolelo, sen dúbida, e buscar solucións para que os custes non recaian sobre os cartos dos veciños. Os lucenses non son culpables dunha mala xestión política».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El BNG quiere convertir la Ronda da Muralla en peatonal en ocho años