Lugo y Ourense, únicas provincias donde el PP gana desde 1982

La participación del pasado domingo fue la más alta en unas elecciones generales


lugo / la voz

Un informe del Gabinete de Estudios Electorales-Unidad de Apoyo de la Dirección General de Política Interior, dependiente del Ministerio del Interior, que analizó todas las elecciones celebradas en España desde 1977 destaca algunas peculiaridades que tiene la provincia de Lugo, y que además se han acentuado tras los comicios del pasado domingo.

El estudio, de hace dos años, destacaba que había seis provincias en las que el PP (antes AP) había ganado desde 1982 todas las elecciones generales: Lugo, Ourense, Pontevedra, Burgos, Segovia y Soria. Pues desde el 28 de abril ya solo quedan Lugo y Ourense, donde además antes de 1982 la primera fuerza fue UCD. En esta ocasión los populares mantuvieron el primer puesto por 750 votos de diferencia con el PSOE, lo que le ha servido para maquillar, a nivel de imagen, una debacle histórica. Nunca antes el porcentaje de voto de los populares estuvo en el 33 % (14 puntos menos que en el 2016), aunque desde la dirección del partido en Lugo destacan que estuvieron el domingo 17 puntos por encima de los resultados del PP a nivel nacional y seis a nivel gallego.

Aun así, si se sumasen los votos de los tres partidos de la derecha (PP, Ciudadanos y Vox) y los de la izquierda (PSOE, Unidas-Podemos, BNG y En Marea), los segundos ganarían a los primeros. La derecha sumó en la provincia 95.757 votos, frente a los 97.856 de la izquierda.

Otro aspecto que destaca el citado informe, y que hace peculiar a la provincia de Lugo con respecto a otras españolas, es la participación en las citas electorales. De entrada, la cifra del 72,65% del pasado domingo ha sido la más alta de todas elecciones generales celebradas desde 1977, y ha sido la segunda más elevada de todos los comicios democráticos, solo superado por las municipales del 2011, con un 76 %. El informe del Gobierno destaca: «El caso de Lugo es especialmente singular, pues en esta provincia lo habitual ha sido siempre que se participe tanto en las elecciones municipales como en las elecciones generales».

De esta forma, la histórica movilización del 28 de abril en la provincia para ir a votar se supone que tendrá continuidad en las municipales del 26 de mayo. Los comicios locales siempre movilizan más a los votantes por su cercanía con el candidato, y más en los municipios de ámbito rural. Solo hay que ver las cifras de las generales del domingo en algunos concellos para ver datos de participación muy elevados, por encima de la media: Friol, Triacastela y Riotorto tuvieron 81,78 %, 79,97 % y 79,14 % respectivamente.

Pérdida de votantes

El informe de Interior también hace referencia a la pérdida de peso político de provincias como Lugo, que desde 1996 vio reducido un diputado al descender la población, pasando de los 5 de 1977 a los 4 actuales. Si solo se analizan los datos de los electores en la actual década, en el 2011 estaban llamados a la urnas en los 67 concellos 297.601 lucenses, mientras que el pasado domingo, en solo ocho años, eran 19.293 menos.

La sangría demográfica -tanto por fallecimientos, como por pocos nacimientos, como por emigración al exterior- modifica también los resultados de los partidos en la provincia. Si en el 2011 votaban 53.250 lucenses residentes en el extranjero, en las últimas elecciones tenían derecho a voto 66.728, aunque finalmente solo lo hicieron unos 3.500 debido al actual sistema de voto rogado.

Los lucenses votaron diferente al Senado que al Congreso

Las elecciones demostraron que se vota distinto al Senado que al Congreso. La listas cerradas y las listas abiertas provocan cambios en la decisión de voto. En Lugo no se dieron situaciones tan extremas como la de Huelva, donde el candidato del PP al Congreso, el mediático Juan José Cortés, tuvo 15.000 votos menos que el popular del Senado, pero sí hubo cifras curiosas.

El candidato del PP José Manuel Barreiro obtuvo 2.073 votos más que la lista popular al Congreso, y eso que la participación en el Senado fue algo inferior. Si los candidatos al Senado del PSOE consiguiesen los mismos votos que la lista del Congreso, los socialistas tendrían ahora tres senadores y el PP solo el citado Barreiro.

Seguir leyendo

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Lugo y Ourense, únicas provincias donde el PP gana desde 1982