La polémica por la pintada de San Roque no cala entre los vecinos

Aunque hay diversidad de criterios, la mayoría asume el mural con normalidad


LUGO / LA VOZ

Una mujer joven se detiene a mediodía frente al mural que desde el sábado luce en la pared trasera del parque San Roque. «Estaba leyendo lo que ponía», dice con sorpresa al enterarse de la polémica que ha desatado la pintura. «Sinceramente, no me molesta», reflexiona antes de seguir su camino. Su opinión es mayoritaria. De los vecinos que pasan, muchos ni si quiera se habían fijado en la imagen de Manuel María ni el poema que le dedicó a los Mártires de Carral.

«Leí la polémica», comenta otro vecino apretando el paso, «que la bandera esté al margen de la Constitución no significa que sea ilegal». Es precisamente esa parte del mural la que genera más fricción entre los detractores; junto a las palabras del poeta lucense y el nombre de la asociación que promovió la pintada ?Madia Leva? aparece dibujada la Estreleira. «La primera parte no me molesta. La bandera independentista... no estoy muy a favor», dice una vecina mientras gira la llave de su portal, justo enfrente. «No soy independentista, el poema de Manuel María no me molesta. Quizás esa otra parte, sí», argumenta otra mujer tras observar la pintura.

Hay opiniones menos tolerantes. «Levo aquí 49 anos e é unha vergoña», dice disgustada una señora que vive en la calle Huertas nada más salir de la frutería. Antes de marcharse sentencia que «o Concello tiña que coller unha brocha e borralo todo». Otros tratan de contraargumentar en base a la libertad de expresión: «Pues no me parece bien. Es un espacio público y lo están usando para hacer campaña, ¿a qué si lo pide Vox no se lo dan?».

La diversidad de opiniones se refleja también en un matrimonio que pasa. «A mí no me parece bien porque creo que los lugares públicos hay que respetarlos», dice él. «Manuel María es un poeta importante de Lugo y no hace daño», replica ella. «¿A que se nota que somos un matrimonio?», contesta él divertido a modo de despedida.

Son muchos los que consideran que la polémica ni si quiera existe. «Son mamarrachadas», dice un hombre que sube hacia la Ronda, «mejor un poema que un garabato». «A mí no me molesta, creo que ahora mismo hay otras cosas de las que preocuparse. Con las elecciones están todos más susceptibles, pero no es para darle mayor importancia», argumenta otro. Como él, una vecina se encoge de hombros cuando se le pregunta su opinión. «Es un poema, si no les gusta que pongan otro al lado. Mejor ver así la pared que llena de suciedad. Que se preocupen mejor de las obras de allí abajo, que parecen ya las del Escorial», dispara.

«Tiña que haber moitos máis poemas, de Manuel María e de outros máis», argumenta Juan convencido, que pasa con su mujer por delante de la pintada de Madia Leva, «polo menos así a xente ten a oportunidade de lelos», añade con sorna.

El debate entre los partidos políticos es más bronco, entre la censura y la ignorancia

Lugonovo cargó esta mañana tintas contra el PP tras la petición de los populares para que el equipo de Lara Méndez censure la pintada impulsada por Madia Leva tras calificarla de «independentista». «É un ataque agudo de ignorancia», dicen desde la formación morada sobre el argumentario popular. «Desautorízase así mesmo quen descoñece a propia historia de Lugo e a importancia que esta cidade tivo nas loitas do século dezanove pola liberdade», lamenta Xosé Chorén. El candidato de Lugonovo a las municipales replica que «atreverse a cuestionar a un grande das letras como Manuel María é simplemente negar a nosa cultura e poñerlle paus nas rodas á nosa lingua». 

Un mural en recuerdo de los Mártires de Carral en su aniversario

Alucinan con el revuelo generado desde Madia Leva, donde pensaban que la aparición del mural pasaría «sin pena ni gloria». Explican desde la asociación que pidieron el permiso para hacer la pintada el año pasado, pero que las lluvias del mes de abril lo impidieron. Querían hacerlo lo más próximo posible al día 2, la fecha en la que se sublevó en Lugo el segundo batallón del Zamora (1846) contra el presidente Ramón María Narváez. Lo ubicaron en San Roque porque era el lugar más próximo disponible a la plaza de los Mártires de Carral, nombrada así en homenaje a esos militares, que terminarían siendo ejecutados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La polémica por la pintada de San Roque no cala entre los vecinos